5
(2)
Pan sin gluten con calabaza

PAN SIN GLUTEN con calabaza ¡PERFECTO COMO PAN DE HAMBURGUESA!

3 horas | 6-9 Panecillos | Intermedio


Descubre cómo preparar un tiernísimo pan sin gluten con calabaza. Perfecto como pan de hamburguesa o para el bocadillo del cole. Una buena forma además de incluir más verdura en la dieta.


Pan sin gluten con calabazaPrometo que por este año no voy a publicar más recetas con calabaza.

Pero cada vez estoy mas concienciada de la importancia de consumir productos regionales y de temporada. Y en las últimas semanas las calabazas son omnipresentes en la frutería. De todos los tamaños, formas y colores.

Y como no pretendo alimentarme a base de sopa de calabaza, me he puesto a experimentar con ella como si estuviese poseída.

Algunas de las recetas sin gluten con que te he traído este año son estos gnoccis de calabaza, y esta Fogassa de todos los Santos. Pero te animo a echar también un vistazo a mis recetas de buñuelos de calabaza sin gluten, de arepas de calabaza, o de ensalada de calabaza asada, rúcola y queso feta.

El caso es que llevo varios años queriendo publicar una receta de pan sin gluten de calabaza con forma de calabaza. Y por fín he dado con la manera de que estos panecillos tengan la forma perfecta. 🙂

 

Estos panes sin gluten con calabaza

Aunque parecen bollitos, los cierto es que estos panes no son dulces. Tienen un ligero sabor a calabaza, pero en cuanto los rellenas es totalmente inapreciable.

Con lo que son perfectos para el bocadillo del recreo de tus hijos, o como panes de hamburguesa. De hecho la receta de partida han sido precisamente mis panecillos de hamburguesa sin gluten.

Añadir calabaza asada a la masa es una forma fantástica de incorporar más verdura en la dieta sin notarlo. Y hace además que los panecillos se conserven tiernos durante más tiempo.

Un detalle importante que debes tener en cuenta es, que dependiendo de la variedad de calabaza elegida y del tiempo que la tengas en el horno, ésta contendrá más o menos agua.

Casi todas las pruebas las he hecho con calabaza “cacahuete”. Pero después de tener la receta practicamente ajustada, me dió por emplear calabaza hokaido. Y la masa quedó muchísimo más seca, hasta el punto de tener que añadir ¡40! gramos más de agua para obtener la misma consistencia.

Los 140 gr. de agua que menciono en la lista de ingredientes es la cantidad mínima a usar. Pero dependiendo de como de seca quede la masa, es posible que debas añadir más. Cuanto más blandita sea, más volumen tendrán después lo panecillos, pero más difícil será darles forma.

Si estás preparando tus primeros panes sin gluten te recomiendo que no te excedas, y que una vez que los hayas preparado una vez, aumentes la cantidad de agua si quieres.

 

Cómo preparar este pan sin gluten de calabaza

Ingredientes

 

60 gr. de harina de trigo sarraceno
210 gr. de almidón de maíz
30 gr. de almidón de patata o tapioca
6 gr. de psyllium husk
20 gr. de azúcar
6 gr. de sal
3 gr. de levadura seca
50 gr. de huevo (1 huevo M)
150 gr. de calabaza asada
140 gr. de agua tibia (*)
30 gr. de aceite
9 gr. de goma xantana

Almendras para decorar

Huevo para pincelar

(*) dependiendo de la humedad que tenga la calabaza puede que tengas que añadir más agua.

 

 

Pasos a seguir

 

NOTA: Asa la calabaza con antelación para que esté completamente fría en en momento de emplearla. Corta en rodajas de unos 2 centímetros de grosor, y asa a 180ºC hasta que esté perfectamente tierna. Deja enfriar completamente.


Comienza preparando un prefermento con la levadura. Mezcla en un vaso parte de los 140 gr. de agua que lleva la receta. Añade dos cucharadas de harina de trigo sarraceno, la mitad del azúcar, y toda la levadura.


Tapa y deja reposar en un sitio cálido hasta que burbujée y aumente varias veces su tamaño.


Mientras, limpia la calabaza asada de hebras y partes oscuras y machaca muy bien con un tenedor.


En un recipiente suficientemente grande mezcla los ingredientes secos: el resto de la harina de trigo sarraceno, el almidón de maíz, el almidón de patata o de tapioca, el psyllium husk, el resto del azúcar y la sal. Remueve con una cuchara hasta que se integren perfectamente.


Una vez que el prefermento aumente varias veces su volumen, añádelo al recipiente donde se encuentran los ingredientes secos. Añade también el resto del agua, el huevo, el aceite y la calabaza machacada.


Remueve hasta que se integren perfecetamente. Debes obtener una masa muy blandita.

NOTA: Dependiendo de la variedad de calabaza empleada y de cuanto tiempo la hayas asado, tendrá más o menos humedad. Si es necesario, añade más agua. En éste vídeo ves la consistencia que debe tener la masa.


Con una espátula aceitada alisa la superficie. Cubre el recipiente, y deja reposar 1 hora en un lugar cálido.


Trasncurrida 1 hora, la masa no habrá crecido en exceso pero tendrá textura de mousse. Añade la goma xantana y remueve con cuidado para que se integre en la masa.


Una vez integrada amasa 10 minutos. Puede ser con amasadora o sobre la mesa sin añadir más harina. Es una masa muy pegajosa, por lo que te puedes ayudar de una espátula para conservar una mano limpia.


Una vez hayas amasado aceita la superficie de la masa y forma una bola con ella.


Divide en porciones. Puedes hacer 6 panes grandecitos o 9 más pequeños. Engrásate bien las manos y forma bolas con ellas. Tómate tu tiempo y asegúrate de que la superficie queda bien lisa.


Recorta porciones individuales de papel de hornear y coloca cada bolita en una de ellas.


Aplana un poquito cada bola, hasta que tenga aproximadamente 1,5 centímetros de grosor.


Coloca una almendra en el centro, y con unas tijeras engrasadas haz cortes en la parte exterior de cada porción para simular las acanaladuras de la calabaza.


Coloca las calabacitas sobre una bandeja de horno, cubre con film plástico de cocina y deja reposar hasta que doblen su tamaño. Las mías han tardado 1 hora y media.


Cuando doblen su tamaño comienza a calentar el horno a 180ºC.


Pincela las calabazas con huevo batido.


Introduce la bandeja en el horno cuando este esté bien caliente, y hornea 25 minutos a 180ºC con calor arriba y abajo.


Pasados 25 minutos, retira del horno y deja enfriar preferiblemente sobre una rejilla para evitar que la humedad condense en el fondo.


Rellena de lo que más te guste y a disfrutar. ¡Buen provecho!

Pan sin gluten con calabaza

¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 2

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Suscríbete
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opiniónx
Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.