Scroll Top
4.8
(10)
Arepas de calabaza

Arepas de calabaza. Delicia saludable.

25 Minutos | 2 Personas | Fácil


GLUTENDENCE te trae hoy unas arepas de calabaza rellenas de crema de queso feta, atún e hinojo con ensalada. ¿Se te ocure una cena mejor?


Arepas de calabazaPara mí es un misterio cómo la calabaza pasó de serme indiferente a encantarme. Pero una de las cosas por las que ahora me alegra de que llegue el invierno, es que comienza la temporada de calabaza. Y te estoy hablando del invierno berlinés, así que imagínate si me debe gustar la calabaza.

Reconozco que tiene un sabor que o te gusta mucho, o no te gusta nada. Pero el secreto está en acompañarla adcuadamente. Un ejemplo de ello es esta ensalada de calabaza asada, con balsámico y miel. En ella el sabor dulce de la calabaza se enfatiza con miel, y después se matiza con arándanos, balsámico, rúcula y queso feta.

Pero hoy no te traigo una ensalada. Hoy te traigo algo que me regaló muchas alegrías cuando me diagnosticaron la intolerancia y tuve que renunciar al pan. Te hablo de las arepas, bien rápidas de preparar, y que te sacan de más de un apuro.

Las más conocidas son las de maíz de harina precocida, pero se pueden preparar de muchas maneras: con yuca, con plátano macho, con avena sin gluten… o con calabaza.

A estas arepas les van de maravilla los rellenos salados-agrios: Queso feta, aceitunas, atún, tomates secos… Y como ya te he comentado, te arreglan una cena o un almuerzo ¡en un momento!

El puré de calabaza lo puedes preparar de antemano, y con lo que te sobre preparar bizcochos, tortitas… Tan solo tienes que hornear la calabaza a temperatura media. En la receta te cuento la forma de prepararlo.

Venga, ve poniéndote el delantal ¡que vamos a prepararlas!.

 


Enlaces de interés:

Arepas de yuca. Delicias saludables sin gluten.

Arepas de maiz sin gluten. El sustituto perfecto del pan.

Ensalada de calabaza asada, con balsámico y miel

 

Cómo preparar estas arepas de calabaza

Arepas de calabaza

Ingredientes

1 taza de puré de calabaza

3/4 taza de harina de maíz precocida

2 cucharadas de aceite

1 pizca de sal

 

Pasos a seguir

Si no dispones de puré de calabaza puedes prepararlo fácilmente. Lava bien una calabaza y córtala por la mitad. Quita las semillas y corta cada mitad en rodajas de 2 centímetros.


Coloca las rodajas sobre una bandeja de horno cubierta con papelde hornear e introduce en el horno a 180ºC. Cocina unos 10-15 minutos, hasta que se ablande pero sin dorarse. Pasado ese tiempo dales la vuelta y cocina otros 10 o 15 minutos.


Retira del horno, deja enfriar, retira la piel con un cuchillo y tritura.


Mezcla una taza de puré de calabaza con la pizca de sal,  y una cucharada de aceite. Añade media taza de harina de maíz e integra bien.


Ve añadiendo más harina poco a poco hasta que la masa se pueda manejar. Según la humedad que tenga tu puré de calabaza, te sobrará o tendrás que añadir algo más. Pero 3/4 de taza es bastante aproximado.


Calienta una sartén de fondo grueso a fuego bajo-medio. Forma 4 bolas con la masa y aplánalas para formar discos de 1 cm de espesor. Colócalos en la sartén con un cucharada de aceite y deja cocinar 5 minutos con una tapa puesta.


Pasados unos 5 minutos, dales la vuelta y cocina esta vez sin tapa.


Retira del fuego. Antes de consumirlas mételas al horno 10 minutos a 180ºC o unos minutos a la tostadora.


Hay un corte el la mitad sin llegar a abrirlas del todo para formar una especie de bolsa.


Rellena de lo que más te guste y a disfrutar. (Yo las rellené de una crema de queso feta, atún e hinojo, con lechuga y aguacate) ¡Buen provecho!


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 4.8 / 5. Recuento de votos: 10

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios (5)

La auyama o calabaza es muy rica en nutrientes y con índice glucémico muy bajo, así que no tienes excusas para usarla de diferentes formas. Pero con las arepas quedan deliciosas, le da toque distinto a la arepa desde la misma masa y dependiendo con qué la acompañes puede resultar una comida deliciosa.

¡Hola Franklin!

¡Así es! Yo la «descubrí» hace pocos años, ya me en la casa de mis padres no se tomaba apenas. Pero desde que empecé a cocinar con ella, la incluyo en más recetas cada vez: gnocchis, panes… 🙂

Tengo que hacerlas sí o sí. ¡Qué buena pinta! Una preguntilla: cuando en tus recetas pones un taza ¿te refieres a la medida estándar americana?

Hola Eva,

gracias por comentar. En las recetas que pongo los ingedientes en tazas la precisión no es tan decisiva como las proporciones entre los ingredientes. En esta receta, lo importante es que la masa tenga una consistencia manejable, es decir, que no se pegue a las manos ni que se cuarteen los bordes al formar las arepas. Con lo que es posible que tengas que añadir un poquito más de harina, o un chorrito de agua.

¡Un saludo!

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.