5
(2)
Pestiños sin gluten

PESTIÑOS SIN GLUTEN… ¡Aunque nadie creerá que son sin gluten!

5 + 40 Minutos | 16 Pestiños | Fácil


NO SIGAS BUSCANDO. Esta es la única receta de PESTIÑOS SIN GLUTEN que necesitas. ¡Y es que nadie va a creer que son sin gluten! Estos pestiños son crujientes y aromáticos, y se preparan rápidamente y de forma sencillísima.


Pestiños sin glutenLlevo mucho tiempo queriendo publicar una receta de pestiños. Pero ya me conocéis, para que publique una versíon de una receta tradicional sin gluten, ésta debe parecerse mucho mucho a su hermana con gluten.

Y le tengo tanta manía a freír, que pasan meses desde que preparo algo frito, hasta que me animo de nuevo a ahumar la cocina.

Pero por fín te traigo la receta de pestiños definitiva. Guárdala como oro en paño, porque créeme: hasta preparándolos tú, vas a dudar mientras los comes que sean sin gluten. Yo todavía estoy sorprendida de lo parecidos que son a los pestiños que recuerdo.

Los pestiños, para quienes no los conozcáis, son unos dulces que se consumen en algunas regiones de España, especialmente por las festividades de Carnaval, Semana Santa o Todos los Santos.

Igual que las hojuelas, aquí tienes mi versión sin gluten, o los buñuelos de calabaza sin gluten. Otras recetas típicas de estas festividades son el Panquemao sin gluten (Pascua), o el Pan de Muerto sin gluten (Todos los Santos), un dulce riquísimo tipo brioche tradicional de México.

 

Mi receta de pestiños sin gluten

Como siempre que se “desglutiniza” una receta tradicional, el éxito se debe en parte a conocer nuestros ingredientes. Pero también, y en gran medida, a dar con la receta de referencia adecuada.

Recetas de pestiños hay tantas como cocineros, no cabe duda, pero unas son mejores que otras, también lo digo. Y ha querido mi intuición (y el aspecto de los pestiños, no cabe duda) que acertase a la primera con la receta de referencia. Es ésta receta de pestiños con gluten (Enlace al vídeo de Youtube).

Aparte de emplear una mezcla casera de harinas sin gluten, he eliminado el polvo de hornear (no lo necesitan) y he sustituido el vino blanco por más zumo de naranja.

Los pestiños suelen llevar licor de anís en la masa, pero si no quieres emplear alcohol por algún motivo, sustituye por más zumo de naranja.

Hay un detalle que tal vez os haya llamado la atención: la masa no lleva azúcar. No me he olvidado de ella, la receta tradicional realmente no la lleva.

Yo personalmente suelo añadir más sésamo del que menciono en los ingredientes. Pero por tratarse de una receta tradicional, te doy los ingredientes con los mínimos cambios posibles.

 

Cómo preparar estos pestiños sin gluten

Ingredientes

Para 16 pestiños

40 gr. de almidón de patata o tapioca
110 gr. de almidón de maíz
120 gr. de harina de trigo sarraceno o garbanzo
3 gr. de goma xantana
3 gr. de sal
50 gr. de aceite de oliva
50 gr. de licor de anís
100 gr. de zumo de naranja
Cáscara de media naranja
1 cucharita de granos de anís
1 cucharita de semillas de sésamo

Aceite para freir

Para enmielar

100 gr. de miel
1 cucharada de agua muy caliente

 

Pasos a seguir

Pon el aceite a calentar a fuego medio con la cáscara de naranja. Procura no dejar partes blancas en la piel para evitar que amargue.


Cuando el aceite burbujée, retira un momento del fuego y añade las semillas de anís y de sésamo. Retirarlo del fuego prevendrá que las semillas se quemen si el aceite estuviera muy caliente.


Vuelve a poner al fuego, y desde el momento que burbujea, mantén aproximadamente un minuto, para que el sésamo se dore ligeramente. Retira del fuego y deja enfriar completamente.


Una vez haya enfriado el aceite, comienza a preparar la masa. Mezcla en un cuenco los almidones, la harina de trigo sarraceno o garbanzo, la goma xantana y la sal. Remueve con una cuchara para que se integren bien.


Retira la piel de naranja del aceite, y viértelo junto a las semillas sobre la mezcla de ingredientes secos. Añade también el zumo de naranja y el licor de anís.


Remueve con una cuchara. Al comienzo parecerá que falta líquido pero no añadas más. Ve removiendo e incorporando toda la harina en la masa. Cuando no puedas mezclar más con la cuchara, mezcla con la mano.


Cuando toda la harina se haya integrado, vuelca la masa sobre un supeficie de trabajo y amasa un par de minutos. No añadas harina en la mesa, verás que es una masa que no se pega.


Amasa un par de minutos hasta quer tengas una masa lisa, que no se agrieta ni desgarra. Divide en 4 porciones y forma bolas con ellas. Es más fácil estirar la masa por partes que toda entera.


Espolvorea un poco de harina en la mesa, y con ayuda de un rodillo estira un rectángulo alargado. La masa debe quedar de pocos milímetros de grosor.


Intenta cortar 4 cuadrados. Si por la forma del rectángulo sólo salen 3, no te preocupes, guarda los sobrantes, y al final formas los cuadrados que te faltan.


Haz lo mismo con el resto de las porciones de masa. Junta los sobrantes, amasa un poco, estira, y recorta más cuadrados. En total deberían salir unos 16.


Para formar un pestiño toma un cuadrado y estíralo un poco más con el rodillo. Cuanto más fina la masa, más crujiente después.


Toma dos puntas que se encuentren en una diagonal. Júntalas y presiona entre ellas para que queden bien unidas. Quedará formado una especie de canutillo. Haz lo mismo con el resto de porciones.


Mientras terminas de formar los pestiños comienza a calentar el aceite a fuego medio-alto.


Cuando el aceite esté caliente, comienza a echar los pestiños. Hazlo de uno en uno y sumerge cada pestiño los primeros segundos para que se infle bien.


Mantén a fuego medio-alto hasta que se doren por la cara inferor y vuélvelos. Deja dorarse por la otra cara y vuelve una última vez. Si queda alguna parte blanca, sumérgela para que quede bien frita.


Una vez estén bien dorados, sácalos, escurre muy bien el aceite, y pon en un plato cubierto con papel absorbente de cocina.


Mientras fríes los demás pestiños prepara la cobertura de miel. Mezcla la miel y la cucharada de agua caliente en un plato hondo donde puedas sumergir los pestiños.


Ve sumergiendo los pestiños de uno en uno mientras aún están calientes. Puedes ayudarte de una cuchara para cubrir de miel las partes que no queden cubiertas. Escurre muy bien el excedente de miel y ve colocando en un plato.


Consume preferentemente en las primeras horas después de prepararlos. ¡Buen provecho!

Pestiños sin gluten

¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 2

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Suscríbete
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opiniónx
Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.