Scroll Top
5
(2)
Focaccia sin gluten de calabaza

FOCACCIA SIN GLUTEN DE CALABAZA

2 Horas | 28 cm Ø | Fácil


No te quedes sin probar esta deliciosa FOCACCIA SIN GLUTEN de calabaza. ¡Tan esponjosa que la comerás hasta sola!


Focaccia sin gluten de calabazaNo quería que se terminara la temporada de calabaza sin compartir contigo esta receta de focaccia sin gluten con calabaza en su masa.

Si bien se suele añadir calabaza a numerosas masas dulces, lo cierto es que combina maravillosamente en recetas tanto dulces como saladas. Como estos buñuelos sin gluten de calabaza, estas croquetas de calabaza, estos gnocchis sin gluten te calabaza, o estos panecillos sin gluten de calabaza.

Y añadida a una masa de focaccia es simplemente maravillosa.

Es en realidad bastante similar mi receta de focaccia sin gluten clásica, pero añadir calabaza no sólo le aporta un color realmente llamativo, también le aporta un sabor realmente delicioso.

El hornear la focaccia cubierta de aceite, hace que la superficie practicamente se fría e intensifique el sabor a calabaza tostada.

Esta focaccia sin gluten de calabaza tiene una miga elástica y una corteza crujiente. Está tan jugosa que la puedes comer incluso sola.

La variedad de calabaza empleada, influirá un poco en la humedad que la aporta a la masa. En la listar de ingredientes te menciono la cantidad mínima de agua a emplear. Pero si notas la masa algo firme, añade algo más para ajustar la cosnsistencia.

Cómo preparar esta focaccia sin gluten de calabaza

Ingredientes

Para una focaccia de 28 cm de diámetro

50 g de harina de arroz
50 g de harina de trigo sarraceno*
125 g de almidón de maíz
25 g de almidón de tapioca o de patata*
5 g de goma xantana*
10 g de azúcar
4 g de sal
4 g de levadura seca
150 g de calabaza (asada y sin piel)
25 g de aceite
175 g de agua

30 g de aceite para cubrir

Opcional: Semillas de calabaza y de sésamo

* En este artículo encuentras una lista de algunas marcas que uso (apartado «Ingredientes»)

 

PASOS A SEGUIR

Comienza asando la calabaza para que esté fría en el momento de añadirla a la masa. Córtala en rodajas de unos 2 centímetros de ancho y unta la superficie ligeramente con aceite. No es necesario que la peles antes de asarla.


Asa a 180ºC hasta que se deje atravesar fácilmente con un tenedor, retira del horno y deja enfriar.

NOTA I: Si empleas una variedad de calabaza con semillas grandes puedes limpiarlas y secarlas, extenderlas sobre una bandeja de horno y tostarlas al mismo tiempo que asas la calabaza.


Cuando la calabaza está fría pélala, pesa la cantidad necesaria para la receta y machácala con un tenedor.


Prepara un prefermento con la levadura. Mezcla en un vaso parte del agua que lleva la reecta, con el azúcar, la levadura y un par de cucharadas del harina de trigo sarraceno. Remueve hasta que se integren, tapa, y deja reposar hasta que burbujée y aumente de tamaño.


En un recipiente suficientemente grande mezcla el resto de los ingredientes secos: Las harinas y los almidones, la goma xantana y la sal. Remueve para que se integren perfectamente.


Añade el prefermento, el resto del agua, el aceite y la calabaza machacada. Remueve igualmente para que se integren.

NOTA: Dependiendo de la variedad de calabaza puede que necesites añadir un poco más de agua, la masa debe ser blandita.


Cuando no queden partes secas amasa unos 5 minutos. Puedes emplear varillas eléctricas con accesorio de gancho, amasadora, o hacerlo a mano dentro del propio recipiente.


Engrasa un molde metálico de horno con aceite de oliva (el mío tiene 28 centímetros de diámetro).


Con ayuda de una espátula engrasada, saca la masa del recipiente y viértela sobre el molde engrasado.


Con las manos igualmente engrasadas extiende la masa en el molde de horno. Cubre con film plástico de cocina y deja reposar hasta que doble su tamaño.


Cuando doble de tamaño calienta el horno a 225ºC.


Extiende el aceite por la superficie y con los dedos ve haciendo lo orificios caracteristicos. Cubre si quieres con pipas de la calabaza peladas y con semillas de sésamo.


Cuando el horno esté caliente introduce la focaccia en la parte inferior del horno. Hornea unos 30 minutos a 225ºC con calor arriba y abajo.


Retira del horno y deja enfriar unos 5 minutos antes de cortarla. Consume preferiblemente cuando aún está tibia. ¡Buen provecho!

 

Focaccia sin gluten de calabaza


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 2

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.