Scroll Top
5
(7)
Polenta dulce con melocotón y almendras

Polenta con leche y compota de frutas

30 Minutos | 2 Personas | Fácil


¿Te apetece un desayuno diferente? ¿sano, nutritivo y lleno de sabor? GLUTENDENCE te propone un tazón de polenta sin gluten, cremosa y dulce.


Polenta dulce con melocotón y almendrasHoy te traigo una receta de aprovechamiento. Si, de esas que preparas para aprovechar algo que de otra forma tal vez tirarías. Y estas recetas son las más importantes por una razón, LA COMIDA NO SE TIRA.

A todos nos ha pasado: comprar un montón de fruta y no comerla a tiempo. Esa fruta se arruga, se pone blanda y ya no hay quien quiera comersela. Bueno, pues te doy la solucción definitiva: ¡Saltéala!

La fruta salteada es perfecta para acompañar platos de carne, por ejemplo. O para usar en lugar de compota encima de una buena tostada. O para dar sabor a una buena crema de desayuno.

La polenta

La polenta es otra de las cosas que me suelen sobrar de un día para otro. Como empleo polenta convencional de cocción larga suelo preparar cantidad para un par de días. Y casi siempre sobra.

Como la polenta no queda bien al congelar y descongelar, he aprendido una lección. La preparo siempre neutra, solo con agua y sal en lugar de caldo. Y lo que sobra se convierte en desayuno.

«¿Como desayuno?»

¡Si! nadie había dicho que la polenta sirva sólo como acompañamiento. Tiene tantas posibilidades como tu imaginación te ofrezca. Puedes prepararla al horno con queso, frita en forma de bastones, al horno con verduras… o dulce para el desayuno.

Y si aún no la conoces te recomiendo estos dos artículos, donde te cuento todo lo que necesitas saber sobre ella:

La polenta. Todo lo que debes saber.

Polenta, harina de maíz y maicena, ¿Son lo mismo?

Cómo preparar polenta dulce con melocotón y almendras

necesitas

Para dos personas

1 Taza de polenta cocida (*)
1/2 Taza de leche o bebida vegetal
Azúcar de caña o miel al gusto
2 Cucharadas de mantequilla o aceite de coco
1 Pieza de fruta grande y madura (**)
1 Puñado de almendras laminadas

 

(*) En caso de que prepares la polenta expresamente para esta receta: Si usas polenta instantánea puedes prepararla por la mañana y esperar a que esté tibia para consumir. Si empleas polenta convencional, prepárala mejor la noche antes, y caliéntala por la mañana ya que tarda en cocerse.

(**) Cualquier fruta de temporada combinará perfectamente con la polenta: pera, plátano, manzana, melocotón, ciruela… No es indispensable que esté muy madura, pero esto potencia su sabor.

 

Pasos a seguir

Si estás aprovechando un resto de polenta ponla en un cazo y pisala bien con un tenedor para que se desmenuce. Añade la leche o bebida vegetal y calienta a fuego bajo. Puedes aádir un poco de azúcar si quieres. Ve removiendo regularmente para que no se pegue al fondo. Si te gusta más cremosa añade algo más de leche.

Si la polenta está caliente porque la has preparado expresamente para esta receta basta con que añadas la leche y el azúcar y remuevas.


Mientras que se calienta la polenta, calienta una sartén a fuego medio. Añade las almendras y saltéalas un par de minutos hasta que se doren. Retíralas.


Ahora añade la mantequilla o aceite de coco a la sartén y en cuanto se derrita, la fruta elegida cortada en trozos.  Saltea a fuego medio. Según lo madura que esté, tardará más o menos en hacerse. Lo importante es que se vuelva blandita y que adquiera un color dorado por fuera. Si quieres puedes añadir un poco de azúcar para que caramelice


Cuando la polenta esté tibia repártela en dos tazones. Reparte también la fruta salteada y las almendras tostadas. Ármate de cuchara, y a disfrutar. ¡Buen provecho!


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 7

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.