Scroll Top
5
(3)
Pasta fresca sin gluten

PASTA FRESCA RELLENA SIN GLUTEN ¡Realmente buena! | SIN HUEVO, Sin máquina de pasta

1 Hora | 1-2 Personas | Fácil


Descubre lo fácil que es preparar PASTA FRESCA SIN GLUTEN con una muy buena textura. Esta pasta se prepara de forma fácil y sin necesidad de máquina de pasta.


Pasta fresca sin glutenUna enamorada de la comida italiana como yo no podía seguir sin compartir una receta de pasta fresca sin gluten.

Ya he compatido contigo mis recetas de pizza sin gluten, del calzone sin gluten, de piadina sin gluten, y de savoriardi (biscochos de soletilla) sin gluten para tiramisú. Y ciertamente la pasta estaba muy arriba en mi lista de recetas pendientes.

Pero como enamorada igualemente de la pasta, soy muy exigente con la textura que esta debe tener. Y si bien, había preparado pasta rellena en los últimos años que no estaba mal, no terminaba de estar a mi gusto.

Pero por fin te traigo una receta de pasta fresca rellena sin gluten que va a encantar en casa.

Además la pasta en sí se prepara sin huevo y sin lácteos (muchas marca comerciales añaden leche en polvo a la masa), con lo que es apta para personas que no los consuman.

 

Mi receta de pasta fresca rellena sin gluten

A esta combinación de harinas he llegado por bastante prueba y error, y creo que aporta una textura muy similar a la de la pasta fresca de trigo. Es por ello que no te recomiendo que hagas sustituiciones.

Ya que si bien se consiguen masas elásticas y manejables casi con cualquier mezcla de harinas, no es tan fácil que tenga una buena textura al cocerse.

La harina de maíz que empleo es harina de maíz cruda, es decir, no sirve ni la polenta, ni la harina de maíz para arepas, ni más almidón de máiz. Si te cuesta diferenciarlas, no te pierdas mi artículo: “Polenta, harina de maíz, maicena… ¿son lo mismo?”.

Pero lo cierto es que si no dispones de ella puedes emplear harina de arroz en su lugar. Es la única sustitución que da un resultado similar.

Un detalle muy importante para que la masa sea manejable es el escaldado del almidón. Es por ello que el agua que viertes al almidón de tapioca debe estar hirviendo, no basta que esté muy caliente, si no no se formará el gel necesario.

Es decir, caliéntala y viértela hirviendo sobre el almidón, no la peses antes en un vaso.

 

Cómo preparar pasta fresca rellena sin gluten

Ingredientes

Para 1 porción grande o 2 entrantes

37 g de harina de maíz CRUDA
50 g de almidón de maíz
13 g de almidón de tapioca *
2 g de goma xantana *
1 g de sal
75 g de agua HIRVIENDO

Relleno al gusto

 NOTA: Debe ser harina de maíz cruda, no sirve ni la polenta, ni la harina de maíz para arepas, ni más almidón. Si no dispones de ella emplea harina de arroz.

* En este artículo encuentras una lista de algunas marcas que uso (apartado «Ingredientes»)

 

PASOS A SEGUIR

Mezcla en un tazón los ingredientes secos a excepción del almidón de tapioca: La harina y el almidón de maíz, la sal y la goma xantana. Remueve para que se mezclen bien.


Coloca el almidón de tapioca en un recipiente suficientemente grande y añade el agua hirviendo. Remueve con una cuchara, notarás que se forma una especie de gel. Mezcla lo mejor que puedas pero no te preocupes si queda algún grumo.

NOTA: Para alcanzar la textura adecuada es imprescindible que el agua esté hirviendo. Viertela desde el cazo o hervidora directamente sobre el almidón. No la peses primero en un vaso ya que el vaso absorbería parte del calor y bajaría la temperatura.


Añade la mezcla de secos al recipiente en que tienes el gel de almidón de tapioca y remueve, primero con la cuchara y cuando no puedas más, con la mano. Integra bien todo.


Una vez que no queden partes secas amasa varios minutos sobre la mesa hasta tener una masa perfectamente lisa.

NOTA: En caliente la masa es algo pegajosa. Si se te pega la masa a las manos, déjala reposar unos minutos envuelta en film plástico.


Cuando hayas amasado estira la masa muy fina y forma la pasta rellena que prefieras. Si estiras con rodillo es mejor que dividas la masa, para poder dejarla más fina.

NOTA I: Si has escaldado el almidón correctamente la masa no debería ser muy pegajosa y debería poder estirarse muy fina sin romperse.

NOTA II: Para que sea más fácil estirarla con rodillo sin que se pegue puedes hacerlo sobre un pliego de papel de horno reutilizable (El papel de horno desechable se humedece y se arruga). Enharina lo justo para que no se pegue.


Ve colocando las piezas de pasta sobre una superficie ligeramente enharinada.


Para cocer la pasta calienta suficienta agua en una olla grande a fuego alto. Cuando hierva añade unas cuantas pieza de pasta, pero si llenar la olla, deben poder moverse bien.


Cuece unos 2 o 3 minutos, retira del fuego con una espumadera y coloca sobre la salsa o sobre un plato ligeramente aceitado si emplatarás después.


Sirve inmediatamente con tu salsa favorita. ¡Buen provecho!


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 3

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.