Scroll Top
5
(2)
Crescione sin gluten

CRESCIONI ROMAGNOLI SIN GLUTEN, las piadinas rellenas sin gluten.

1 Hora | 4 crescioni | Fácil


Aprende a preparar un delicioso CRESCIONE ROMAGNOLO SIN GLUTEN, la piadina rellena sin gluten. Esta versión sin gluten es tan tan rica, y tan tan parecida a la original que ¡nadie creerá que es sin gluten!


Crescione sin glutenReconozco que no conocía los crescioni, pero Youtube no para de recomendarme vídeos de comida, y hace un par de semanas me recomendaba un video de crescioni con gluten.

El crescione o cassone es un plato típico de la región de la Romagnola, de donde procede también la piadina. Y es que un crescione es en realidad una especie de piadina rellena.

Y como tengo una receta estupenda de piadina sin gluten, me faltó tiempo para probar la versión rellena. Gracias Youtube por recomendarme vídeos así.

Un crescione se diferencia de un calzone en el hecho de que no lleva levadura, es decir, no es como una masa de pizza doblada, si no una mas más fina.

Al no llevar levadura se prepara realmente rápido ya que no hay que dejar que la masa repose. Si preparas el relleno de antemano, o te decantas por uno simple, tienes la cena lista en media hora.

Mi receta de crescioni sin gluten

La receta de la masa es, como ya te he anticipado, la misma que la de mi piadina sin gluten. Unicamente he cambiado un poco la proporcion de agua y aceite.

Tal como pasa con la piadina, la receta de crescioni original emplea manteca de cerdo en la masa. Pero nuevamente al igual que la piadina, existe una versión con aceite de oliva que es por al que me he decantado.

En cuanto al relleno, me he decantado por dos muy populares: ricotta y espinaca, y tomate y mozzarella. Increíblemente buenos los dos.

No te pierdas tampoco:

Cómo preparar estos crescioni sin gluten

Ingredientes

Para 4 crescioni

80 g de harina de trigo sarraceno
100 g de almidón de maíz o de arroz (¿cómo prepararlo?)
20 g de almidón de patata o de tapioca
4 g de goma xantana
3 g de sal
5 g de azúcar
1 g de impulsor (polvo de hornear, levadura química)
120 g de agua
25 g de aceite

Relleno 1

150 g de espinacas frescas
100 g de ricotta
1/3 de una cebolla
½ diente de ajo
1 cucharada de parmesado rallado
Sal, pimienta, nuez moscada
50 g de mozzarella rallada (opcional)

Relleno 2

125 g de tomate triturado
20 g de aceite de oliva
½ diente de ajo
Sal y orégano
150 g de mozzarella rallada

 

PASOS A SEGUIR

NOTA: Comienza preparando los rellenos para que estén tibios en el momento de rellenar los crescioni.


Relleno de espinaca

Lava las espinacas y cocinalas al vapor. Una vez frías, aprietalas para que suelten la mayor cantidad posible de humedad. Picalas finas. Corta también la cebolla y el medio ajo bien finos.


En una sartén caliente una o dos cucharadas de aceite. Cocina la cebolla a fuego medio hasta que esté transparente y empiece a tomar un poco de color. Añade el ajo, y cocínalo un minuto aproximadamente.


Añade las espinacas, remueve y cocina un par de minutos más para que la espinaca pierda más humedad.


Coloca la ricotta en un tazón y añade una cucharada muy generosa de parmesado rallado. Añade sal, pimienta molida, y nuez moscada. Remueve para que se mezcle bien todo. Añade la mezcla de la sartén, y vuelve a remover hasta que se integre todo bien.


Salsa de tomate

Corta el medio ajo en 3 o 4 rodajas.


Calienta en una sartén algo más de una cucharada de aceite y añade las rodajas de ajo. Cocina a fuego medio para aromatizar el aceite.


Cuando el ajo empiece a cambiar de color, pero sin dorarse, añade el tomate triturado. Añade sal y orégano seco. Remueve para que se mezcle todo y cocina a dejar a fuego medio hasta que se concentre la salsa. Retira los trozos de ajo y reserva.


Prepara la masa

En un recipiente grande mezcla los almidones, la harina de trigo sarraceno, la goma xantana, el azúcar, la sal, y el impulsor (“levadura” química, polvo de hornear). Remueve con una cuchara para que se mezclen bien todos los ingredientes.


Añade el agua y el aceite de oliva. NOTA: Si empleas manteca en lugar de aceite, como se hace en la receta original, añade el agua un poco caliente para que la manteca se integre mejor.


Remueve bien para que líquidos y sólidos se integren. Y cuando no puedas remover más con la cuchara mezcla con la mano. En el momento que se haya mezclado bien todo, amasa 3 o 4 minutos.


Espolvorea un poco de harina sobre la masa. Con ayuda de una espátula, ve recogiéndola y formando una bola. Enharina la mesa, y pon la masa sobre ella. Forma un cilindro y divide en 4 porciones.


Forma una bola con cada una de las porciones. Estira con el rodillo hasta obtener un círculo de unos 25 centímetros de diámetro, y apenas unos milímetros de espesor. A medida que vas estirando ve comprobando que la masa no se pega, y añade harina si es necesario.


Forma los crescioni

Relleno de espinaca y ricotta: Sobre una de las mitades coloca la mitad del relleno de espinaca y ricotta, dejando un borde libre de al menos dos centímetros. Añade mozzarella rallada (opcional).


Relleno de tomate y mozarella: Añade la mitad de la salsa de tomate, dejando igualmente un borde alrededor. Añade una cantidad muy generosa de mozzarella rallada.


Cierra el crescione con cuidado, es una masa blandita, pero es resistente.


Presiona con los dedos para unir bien las dos partes. Si quieres puedes humedecer un poco el borde interior antes de cerrar el crescioni. Esto es conveniente si has empleado mucha harina en el momento de estirar la masa.


Si quieres el borde bien redondo, recorta el contorno con una cortapastas. Y a continuación sella con un tenedor.

NOTA: Hay quien dobla el borde hacia dentro antes de cerrar con el tenedor, hazlo si lo prefieres. Pero no repulges porque el borde sería muy grueso y te quedaría crudo.


Cocina los crescione

Cuando tengas todos tus crescione listos calienta una sartén de fondo grueso a fuego medio-alto y añade un chorro de aceite. En el momento de poner los crescioni baja un poco el fuego.


Cocina 1 minuto aproximadamente y da la vuelta. Aún no está hecha la primera cara, pero se trata de sellar la segunda, para que no se seque y agriete.


Cocina unos 3 minutos a fuego medio, y ahora pon los crescioni en posición vertical para que se cocine también la parte estrecha. Cocina otro minuto.


Da nuevamente la vuelta y deja otros 2 o 3 minutos que se cocine la primera cara. Debes cocinar en total unos 3 o 4 minutos por cada cara.


Pasado ese tiempo comprueba si estan dorados y retira a un plato.


Haz lo mismo con los demás y cuando estén listos, sirve de inmediato.¡Buen provecho!


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 2

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.