Scroll Top
4.7
(38)
Pan sin gluten sencillo

Pan sin gluten fácil y con pocos ingredientes

3 Horas | 2 Panecillos | Fácil


¿Sabías que también con pocos ingredientes puedes conseguir un pan sin gluten esponjoso y tierno? Glutendence te cuenta cómo


Hace unos días, me contaba Belén a través de mi cuenta @glutendence de Instagram, que esta comenzando con la dieta estricta sin gluten y que lo que peor lleva es no poder comer pan. Que se ha decidido a prepararlo ella misma pero no sabe ni por donde empezar.

Y es que, seamos realistas, son muchos ingredientes nuevos y es fácil aturullarse cuando se está empezando.  Así que me preguntaba si no tendría alguna receta que no fuese demasiado compleja, pero que diese un resultado aceptable.

Pensé en un primer momento recomendarle alguna de mis recetas hechas con mi método básico (en molde). Pero lo cierto es que hasta estas recetas, tienen bastantes ingredientes. Y en la situación actual, no es precisamente fácil conseguir algunos de ellos.

Así que me puse manos a la obra para elaborar la receta más fácil de pan sin gluten que se me pasara por la cabeza.

¡veamos qué se me ocurrió!

Los ingredientes

Como comento en mi artículo Cómo hacer pan sin gluten: guía básica para principiantes una receta de pan sin gluten puede ser tan simple o tan compleja como queramos.

Existen tan sólo 4 ingredientes de los que no podemos prescindir: harina, agua, fermento y un sustituto del gluten. Aunque será lo normal que también agreguemos sal.

Los demás, si bien son prescindibles, contribuyen de una u otra forma a mejorar las propiedades de nuestro pan:

Al añadir proteína en forma de huevos, lácteos, o proteínas aisladas (ya aprenderás lo que es), se consigue un pan con más volumen y que se conserva fresco por más tiempo.

Lo mismo sucede con la fibra, también aporta volumen y frescura al pan.

Las grasas por su parte hacen que la miga quede más aireada, más suelta.

Y el azúcar, o miel, que se suele añadir a los panes de fermentación corta, posibilitan que el pan se dore.

Aunque como he dicho, no son imprescindibles, si necesitas sustituirlos, pregunta cómo.

La mezcla de harinas de esta receta

Cada harina con o sin gluten es diferente, y por tanto con cada harina se consigue un pan diferente. Unas harinas dan migas húmedas, otras secas… Unas tienen sabor neutral, y otras forman muy buenas cortezas.

Cuando se trata de conseguir resultados similares a los panes con trigo, se suelen mezclar varias harinas y almidones, precisamente para intentar reproducir sus características.

Si bien, no es necesario mezclar demasiados, los resultados son mejores si se combinan, que si se usan sólos.

Sin embargo, ya que mi intención en esta receta es simplificar al máximo, he elegido aquellos dos ingredientes, que tienen un sabor más neutral, y son más fáciles de conseguir: harina de arroz blanco, y almidón de maíz.

El almidón

El almidón es un hidrato complejo presente en los vegetales, especialmente en los granos y cereales, y en algunos tubérculos.

Todas las harinas que empleamos tienen de por sí al menos un 60% de almidón, pero si queremos conseguir panes esponjosos necesitamos añadir almidón extra.

Existen dos familias de almidones: los unos nos ayudan a formar una buena corteza y los otros a obtener una miga esponjosa.

En mi afán de simplificar esta receta al máximo, he sacrificado la corteza en favor de la miga, y he empleado sólo almidón de maíz. Sin embargo, el uso de una pequeña cantidad de almidón (fécula) de patata o tapioca da un mejor resultado. En la lista de ingredientes te cuento las dos variantes.

El sustituto del gluten

Aunque el gluten tiene muchas funciones dentro de la panificación, las principales son las propiedades viscoelásticas: cohesión, elasticidad… Sin gluten, se nos desmigan los panes.

Es por ello que se utilizan sustancias que ligan nuestras masas y las hacen manejables. (Si quieres saber más, no te pierdas mi artículo Sustitutos del gluten)

En esta receta he empleado psyllium husk, que no es otra cosa que la cáscara (=husk en inglés) de la semilla de una planta llamada plantago psyllium. Cuando lo compres, fíjate que sea sólo la cascara, y que se encuentre ya molida.

He empleado psyllium porque no necesita amasado, y porque tiene otras propiedades beneficiosas para nuestros panes.

El resultado

El resultado es un pan tierno, de sabor y textura agradables. Pero debido a su alto contenido de almidones, se seca rápido. Si no vas a consumirlo en el día, córtalo y congélalo en una bolsa cerrada.

Ambos panecillos, con y sin almidón de patata tienen una miga esponjosa y una corteza crujiente. La elección es cosa tuya.

(Las dos versiones: arriba con almidón de maíz y abajo con almidón de maíz y patata)

 

COMO PREPARAR ESTE PAN SIN GLUTEN SENCILLÍSIMO

Aún no tengo vídeo de ésta receta, pero pienso que mi pan sencillo en molde te interesará:

Ingredientes

Para 2 panecillos

70 g de harina de arroz blanco
130 g de almidón de maíz(*)(**)
6 g de psyllium husk
4 g de sal
4 g de azúcar
2 g de levadura seca
10 g de aceite
190 g de agua

TODOS LOS INGREDIENTES DEBEN SER CERTIFICADOS SIN GLUTEN

(*) Aunque la maicena es almidón de maíz, sé por terceros que la marca Maicena no da buenos resultados en masas de pan. Intenta conseguir otra marca si te es posible.
(**) O 100 gr. de almidón de maíz + 30 gr. de almidón de patata

 

ANTES DE EMPEZAR: Esta es una receta muy básica, para quien está empezando. Si ya tienes experiencia preparando pan sin gluten, tal vez te interesen más mis otras recetas de pan.

 

pasos a seguir

En un vaso, mezcla parte del agua, con la levadura y el azúcar. Disuelve bien la levadura y deja que se active unos 5 minutos. Pasado este tiempo la levadura debería espumar.


El un recipiente grande añade los ingredientes secos y remueve con unas varillas o un tenedor hasta que se integre todo bien.


Añade la levadura activada, el aceite y el resto del agua y mezcla muy bien. El psyllium husk tarda unos 10 minutos en absorber toda el agua, así que mezcla y deja reposar 10 minutos.


Pasado este tiempo, mezcla bien con una cuchara, con amasadora o con las propia manos. Un par de minutos bastan, pero asegúrate de mezclar bien.


Divide la masa en dos y con las manos aceitadas forma dos bolitas. Corta dos cuadrados de papel de horno y deja una bolita reposando sobre cada uno de ellos.


Cubre cada bolita con una bolsa de plástico o film de cocina (pero dejando espacio para que crezcan) y deja reposar hasta que casi dupliquen su tamaño.

NOTA: A veces no llegan a duplicar su tamaño, es preferible quedarse un poco cortos de fermentado que pasarse.


Cuando casi hayan doblado su volumen, calienta el horno a 220ºC con calor desde abajo, calienta también la bandeja en que vayas a hornear.


Cuando esté caliente, saca la bandeja, coloca tus panecillos en ella con ayuda del papel de horno y sin quemarte, haz un corte por donde quieras que se abran, e introduce en el horno a altura media. Hornea 15 minutos.

IMPORTANTE: En el momento de introducir tus panecillos, introduce también una bandeja de agua hirviendo en el fondo para formar vapor.


Pasados 15 minutos saca la bandeja de agua, baja la temperatura a 200ºC y hornea 25 minutos más.


Pasado este tiempo, baja la temperatura a 150ºC pon el ventilador y deja que se doren, unos 10 o 15 minutos más.


Apaga el horno y deja enfríar unos minutos dentro con la puerta abierta. Después deja enfriar completamente sobre una rejilla antes de cortarlos.


Con dulce o con salado, prepara un buen bocadillo y a disfrutar ¡Buen provecho!


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 4.7 / 5. Recuento de votos: 38

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios (53)

puedo preparar este pan sin azúcar??

¡Hola Teresa! Claro que sí, la función del azúcar es ayudar al pan a dorarse. Si no puedes consumirla, elimínala. Simplemente quedará el pan más blanquito. 🙂

Hola, me encanta cómo explicas las recetas, se hace todo mucho más fácil! una pregunta, qué pasa si me paso en la fermentación?

¡Hola Berta!

Depende de «cuánto» te pases en la fermentación. Si es sólo un poquito, a veces no pasa nada. A veces puede pasar que no se te dore la corteza por más tiempo que tengas el pan en el horno. Pero si te pasas mucho, el pan se puede venir abajo en cuanto lo metas al horno. Y en el peor de los casos, se te forma una caverna enorme en la parte superior del pan, y el resto de la miga se queda hecho un pegote.
Si no te pasas en exceso puede ayudar amasar de nuevo, volver a formar el pan, y dejar que crezca de nuevo. Y si te has olvidado de la masa completamente, es mejor usarla como «masa vieja», es decir, añadirla en porciones a nuevas masas de pan. 🙂

Buen dias, muy interesante el realizar el pan sin gluten

En algo me perdi, leo en los ingredientes harina de arroz, cuando se usa?

¡Hola Sergio!

En el segundo paso, cuando hablo de los ingredientes secos. 🙂 En ese momento se menzcla la harina, la sal…

Hola cómo estás .te pregunto si quiero que el pan no tenga corteza como hago
Gracias

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.