Polenta cremosa con estofado de champiñones

Listo en : 50 minutos | Raciones: 2-3 personas | Dificultad: Fácil


No hace falta una ocasión especial para darse un homenaje a base de polenta cremosa con estofado de champiñones. Sana, deliciosa, y como siempre, sin gluten.


.

GLUTENDENCE te trae hoy un plato principal para chuparse los dedos: Polenta cremosa con estofado de champiñones. Todavía no sé como pude sobrevivir tantos año sin polenta ¡mamma mía! qué cosa más rica.

Ya te contaba en esta Glutendencia un poco sobre este alimento poco extendido en España, procedente de Italia, y tan común en otras culturas. Nunca me hartaré de alabar la polenta, sana, deliciosa y realmente versátil. Y es que con polenta puedes preparar tanto dulce como salado. Tanto desayunos y postres, como aperitivos (atención, enlace externo: veganheritagepress.com), o platos principales.

En cuanto a sus propiedades nutricionales, cabe destacar su alto contenido en hidratos de carbono complejos. También su buen aporte de beta-carotenos, percusores de la vitamina A, tan importante para la función de la vista entre otras cosas. Y sin olvidar su contenido en minerales como el hierro, el fósforo o el magnesio. Tiene fama de proporcionar mucha energía. Tanto es así, que en algunos países de Latinoamérica, se llama pulentoso a algo que tiene o aporta fuerza.

Resumiendo: está buenísima, es versátil, produce saciedad sin dejar pesadez, te llena de energía durante horas, te aporta vitaminas y minerales, y combinado con alimentos saludables te ayuda incluso a adelgazar… ¿se le puede pedir más?. Pues mira, si: que proceda de cultivos ecológicos, que los transgénicos no nos gustan (no, no…)

Como ya te he comentado alguna vez, existen dos variantes comerciales: convencional, e instantánea (precocida). La sémola de maíz requiere una cocción larga, para convertirse ese maravilla dorada que es la polenta. Aproximadamente 40 minutos, en los que se debe remover regularmente para que no se pegue. Utiliza la que prefieras, el resultado no varía. Simplemente deberás ajustar la cantidad de líquido en la cocción (algo menor en la instantánea).

Si utilizas polenta convencional, puedes preparar el doble de cantidad y guardar hasta 2-3 días en el frigorífico. Y como no es cuestión de repetir menú, puedes preparar este tazón de polenta dulce con melocotón y almendras, o estas harchas de anís sin gluten.

Y bueno, después de esta parrafada, vamos a lo que has venido a hacer, a preparar esta estupenda polenta cremosa con estofado de champiónes. ¡Manos a la obra!


Notas:

  • Las porciones serán 2 o 3 dependiendo si la vas a tomar como entrante o como plato único.
  • Si usas polenta instantánea prepárala 10 minutos antes de que el estofado esté listo. Si usas polenta convencional, comienza por ella.

.


Ingredientes

.

3/4 tazas de polenta
2 + 1/2 tazas de agua o caldo
1 cucharada de mantequilla o aceite
1 pellizco de sal

.
Para el estofado

.
3 cucharadas soperas de aceite
1 cebolla mediana
1 pimiento mediano
250 gramos de champiñones
2-3 dientes de ajo
1 vaso de vino tinto
1-2 hojas de laurel
1 rama de romero
1 pellizco de tomillo
1 cucharada sopera colmada de maicena
¼ de taza de agua o caldo
sal

.


Pasos a seguir

.

  1. Pon a cocer a fuego bajo la polenta con el agua o caldo y un pellizco de sal. Si utilizas caldo, prueba y añade sal sólo si es necesario. El acento de sabor lo pone el estofado, así que la polenta no debe quedar muy salada. Remueve frecuentemente para evitar que se pegue al fondo.
  2. Si usas polenta instantánea, mantén al fuego unos 5 minutos removiendo frecuentemente. Después apaga y tapa para que espese. Si usas polenta convencional, deberás cocinar unos 30-40 minutos. Cuando esté bastante espesa, prueba el grado de cocción y si es necesario, añade un poco más de agua y mantén otros 5 minutos al fuego.
  3. Retira del fuego, añada la mantequilla o el aceite, remueve hasta que se integre bien y reserva.

.

Prepara el estofado

.

  1. En una cazuela, pon el aceite a calentar a fuego medio y añade la cebolla y el pimiento cortados en trozos de 1 centímetro aproximadamente. Rehoga a fuego medio hasta que el pimiento esté blandito y la cebolla esté transparente y con un color dorado. Unos diez minutos aproximadamente, pero podrá variar un poco. Sabrás que están listos cuando empiecen a desprender aroma.
  2. Añade el champiñon limpio y cortado en cuartos. Ve removiendo para que se cocine homogéneamente.
  3. Pela y pica los ajos muy finos, o trituralos con una prensa de ajos si prefieres. Cuando los champiñones empiecen a dorarse y a desprender aroma, añade los ajos y remueve bien para que no se quemen.
  4. Cocina los ajos un para de minutos y añade el vaso de vino. Añade el laurel, el tomillo y el romero y deja cocer hasta que el vino prácticamente se evapore. Unos 15 o 20 minutos aproximadamente. No intentes acortar este paso, ya que el alcohol del vino debe evaporarse, y el sabor del estofado depende directamente de ello.
  5. Disuelve la maicena en el ¼ de taza de agua o caldo. Cuando sólo quede un poco de líquido en la cazuela añade la maicena disuelta. Remueve bien, prueba de sabor, y si fuese necesario añade sal.
  6. Deja cocer un par de minutos para que se espese el caldo y apaga el fuego.
  7. Las cantidades indicadas son para dos porciones generosas o tres entrantes. Sirve en cada plato una porción de polenta y otra de estofado. Ármate de cuchara, y ¡que aproveche!

¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Average rating / 5. Recuento de votos:

Ya que has encontrado este artículo útil

¡Sígueme en los medios!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.