Polenta dulce sin gluten con melocotón y almendras

Listo en : 50 minutos | Raciones: 3 personas | Dificultad: Fácil


¿Te apetece un desayuno diferente? ¿sano, nutritivo y lleno de sabor? GLUTENDENCE te propone un tazón de polenta sin gluten, cremosa y dulce.


.

¿Te apetece un desayuno diferente? ¿sano, nutritivo y lleno de sabor? GLUTENDENCE te propone un tazón de polenta sin gluten, cremosa y dulce para empezar el día. Con melocotón, arándanos y almendras, para que disfrutes al tiempo que te llenas de energía.

Nadie había dicho que la polenta sirva sólo como acompañamiento. Tiene tantas posibilidades como tu imaginación te ofrezca. Dulce, salada… cocida, al horno, en pudding, como base para pizza… ¡Te sorprenderá!

La polenta o sémola de maiz es un alimento poco conocido en España, y merece ir tomando importancia en las despensas sin gluten españolas. Por lo digestiva y saludable que es -la polenta aporta gran cantidad de carbohidratos, y una cierta cantidad de potasio, fósforo y magnésio(*)-,  y porque frente a otros alimentos sin gluten, ofrece un precio competitivo.

Este es un desayuno muy fácil de elaborar, que se puede preparar de antemano y calentar antes de servir. Si no empleas polenta instantánea, puedes incluso preparar una mayor cantidad, y consumirla en varios días (ten en cuenta que de las cantidades mencionadas salen tres tazones).

Puedes preparar la polenta cociéndola con leche, o en su versión vegana con leche de coco, leche de soja…

Acompañada de melocotón y almendras es sólo una forma de preparala, pero puedes tomarla con lo que más te guste. Cualquier fruta de temporada combinará perfectamente.

Y si quieres más ideas para un desayuno sano, prueba estos Pancakes sin gluten de plátano macho. Levantarse por las mañanas será un placer a partir de ahora.

Nota:

Si usas polenta instantánea puedes prepararla por la mañana, esperar a que esté tibia y consumir. Si empleas polenta convencional, prepárala mejor la noche antes, y caliéntala por la mañana.

.Porridge de polenta

(* Fuente: “Die Nährwerttabelle”, Heseker/Heseker, Editorial Umschau)

.


Ingredientes

.

3/4 taza de polenta
3 tazas de agua
1 taza de crema de coco
2-4 cucharadas de azúcar
1 taza de melocotón
1 puñado de arándanos secos
1 puñado de almendras laminadas
Azúcar o sirope de ágave

.


Pasos a seguir

.

  1. Mezcla en un cazo la polenta con el agua de coco o la leche, y calienta a fuego bajo. Ve removiendo regularmente para que no se  pegue al fondo.
  2. Si usas polenta instantánea, en 5 o 10 minutos al fuego estará lista. Si usas polenta convencional, necesitas un poco de paciencia. Dependiendo del grado de molienda, puede tardar hasta 40 minutos en cocinarse.
  3. Cuando se haya absorbido casi toda el líquido, prueba con una cuchara y comprueba si está lista. Si aún se nota un poco entera añade algo más de líquido.
  4. Añade el azúcar y remueve bien. Si te gusta la polenta bastante fluida tal vez necesites añadir más líquido.
  5. Aparta del fuego y espera hasta que la polenta esté tibia para añadir la fruta. Si vas a tomarla al día siguiente, espera que se enfríe y guarda en el frigorífico.
  6. Si has preparado la polenta la noche anterior, caliéntala hasta que esté tibia. Reparte en 2 o 3 tazones, según quieras mayor o menor cantidad.
  7. Corta el melocotón o melocotones en trozos y añádeselos a la polenta.

Coloca también en cada tazón unos arándanos y unas almendras. Para terminar, añade un poco de azúcar espolvoreada o sirope, según lo dulce que te guste.

Ármate de cuchara, y a disfrutar. ¡Buen provecho!

¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Average rating / 5. Recuento de votos:

Ya que has encontrado este artículo útil

¡Sígueme en los medios!

Posts Relacionados

Dejar un comentario