Scroll Top
5
(6)
Pan de perrito sin gluten

PAN DE PERRITO SIN GLUTEN y sin lactosa

30 + 30 Minutos | 6 – 8 Panes | Intermedio


Descubre cómo preparar un PAN DE PERRITO SIN GLUTEN y sin lactosa, también conocido como Pan para pancho sin tacc, o pan para hot dog sin gluten. Se prepara sin mezclas de harinas comerciales, de forma sencilla, y el resultado es simplemente fabuloso.


Pan de perrito sin glutenHoy quiero compartir con vosotros mi receta de pan de perrito sin gluten. Una receta muy sencilla de preparar y que da un resultado fabuloso.

El resultado es un pan tierno y esponjoso, que resulta ideal como pan para perrito caliente, o para rellenar como más te guste.

Además se congela perfectamente. Así que puedes prepararlo de antemano, y cuanto tengas antojo de perrito, descongelarlo, calentarlo ligeramente y tendrás un pan de perrito sin gluten como recién hecho.

Mi receta de pan de perrito sin gluten

Estos panecillos no tienen ni gluten ni lactosa. Si bien yo los he pincelado con leche, puedes pincelarlos con huevo, o no pincelarlos, sólo cambia la apariencia.

En realidad se trata de mi receta de pan de hamburguesa sin gluten con un par de variaciones mínimas. Si hasta ahora esa receta te ha funcionado bien, puedes emplearla para hacer igualmente estos panecillos.

Pero hay algo que he observado desde que publiqué la receta. Dependiendo de la marca empleada de psyllium husk, es necesario añadir más o menos.

En un principio, aumentar la cantidad, permite aumentar también la cantidad de agua, lo que repercute en panes con más volumen y que se mentiene más tiempo frescos.

Pero si el psyllium husk es muy fino, como es el caso de la marca que estoy empleando ahora, la miga queda gomosa y ligeramente húmeda. Es algo que me habéis comentado algunos de vosotros.

Es por ello, que en la receta de hoy disminuyo la cantidad con respecto a mi receta de panes de hamburguesa.

También he observado, que si bien el almidón de patata y el de tapioca dan resultado similares en cuando a cualidades de la miga, el almidón de tapioca mantiene el pan tierno más tiempo.

Así que si tienes la posibilidad de elegir, emplea mejor almidón de tapioca.

NOTA: Esta es una receta aue se puede preparar con mi mezcla 1 de harinas. Si la has preparado de antemano puedes sustituir la harina, los almidones y el azúcar por 310 gramos de la mezcla.

Cómo preparar este pan de perrito sin gluten

Ingredientes

Para 6-8 panecillos

60 g de harina de trigo sarraceno
210 g de almidón de maíz
30 g de almidón de tapioca o patata
6 g de psyllium husk
10 g de azúcar
6 g de sal
3 g de levadura seca
190 g de agua tibia
50 g de huevo (1 huevo M)
50 g de aceite
6 g de goma xantana

Huevo o leche para pincelar

 

Pasos a seguir

Comienza preparando un prefermento con la levadura. En un vaso añade un poco del agua tibia que lleva la receta y que tendrás pesada previemente.


Añade el azúcar, la levadura, un par de cucharadas de harina de trigo sarraceno y remueve hasta que tengas una mezcla homogénea. Tapa y deja reposar en un lugar cálido hasta que doble su tamaño.


En un recipiente suficientemente grande mezcla los almidones con el resto de la harina de trigo sarraceno, el psyllium husk y la sal. Remueve con una cuchara hasta que se mezclen lo mejor posible.


En cuanto el prefermento burbujée y crezca al doble, añádelo a la mezcla de ingredientes secos. Añade también el agua, y el huevo. Remueve para que se integren, y deja reposar 10 minutos para que el psyllium husk se hidrate y también para que la levadura entre en contacto con la harina y el agua.


Ahora añade el aceite y remueve igualmente para que se integre.

NOTA: Si lo prefieres puedes añadir el aceite junto al resto de líquidos. Añadirlo después solo influye en el tiempo de fermentación, ya que el aceite la retarda. Pero añadirlo antes o después no influye en el resultado final.


Una vez incorporado el aceite a la masa, añade la goma xantana. Remuevec cuidadosamente al comienzo para que no se disperse en el aire.


Una vez que se incorpore, amasa unos 10-15 minutos. Puedes hacerlo con amasadora, a mano sobre la mesa sin añadir más harina, o con varillas electricas con los accesorios de gancho.


Una vez amasada, engrasa ligeramente una superficie de trabajo. Con ayuda de una lengua de cocina o cuchara aceitadas, saca la masa del recipiente y vuelca sobre la superficie aceitada.


Divide en porciones (entre 6 y 8).


Bolea cada una de las porciones (en el vídeo ves cómo lo hago yo) y forma a continuación un cilindro de unos 2 centíemtros de diametro.


Ve colocando cada uno de los cilindros de masa sobre un bandeja de horno cubierta con papel de hornear.


Cubre con film pástico de cocina (un paño podría pegarse a la masa) y deja reposar hasta que doblen su tamaño. Dependiendo del calor que haga en tu cocina tardará entre 1 y 2 horas.


Cuando hayan crecido al doble comienza a calentar el horno a 200ºC. Introduce en el fondo un molde metálico preferiblemente de fondo grueso.


Pincela los panecillos con huevo, con leche o con agua.


Cuando el horno está caliente introduce la bandeja a altura media. Vierte unos 100 ml de agua en el recipiente metálico que habías colocado en el fondo para generar vapor.

NOTA: el vapor es importante para el crecimiento del pan en el horno, ya que si la superficie se seca el pan no crece. Si has introducido un recipiente de fondo grueso, vierte el agua fría, se generará más vapor de golpe. Si el recipiente es fino, añade el agua hirviendo para evitar que se deforme por el contraste de temperatura. Y por supuesto es imprescindible que sea metálico para que no estalle al verter el agua.


Hornea unos 20 minutos a 200 ºC con calor arriba y abajo.


Transcurrido ese tiempo observa si los panes han adquirido un ligero color dorado, y si es así apaga el horno y saca la bandeja.


Deja enfriar los panes sobre un rejilla para evitar que la humedad que transpira se condense en la paerte inferior y humedezca los panes.

NOTA: el tiempo de horneado es orientativo. Es normal que los panes bajen un poco la salir del horno, pero si bajan en exceso, es posible que les haya faltado unos minutos en el horno. La próxima vez alarga un poco el tiempo de horneado.


Prepara un buen perrito caliente y a disfrutar. ¡Buen provecho!

NOTA: Tan pronto como se enfríen guarda bien cerrado los panes que no vayas a consumir de inmediato, y conservalos 1 o 2 días a temperatura ambiente. Si vas a tardar más en consumirlos, congélalos. En ambos casos, calientea un poco antes de consumir para que recuperen su esponjosidad.

Pan de perrito sin gluten


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 6

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios (2)

¡Hola Ana!

Claro que sí. Anímate que son muy fáciles de preparar y quedan muy ricos. 🙂

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.