0
(0)
Roscos de vino sin gluten
Roscos de vino sin gluten

Roscos de vino sin gluten

2 Horas | 8 Roscos | Fácil

¿Sabías que puedes preparar unos roscos de vino sin gluten caseros, tan buenos que nadie notará la diferencia con los comprados? ¿Y que además lo harás con ingredientes sencillos y sin gomas? ¡No pierdas detalle de esta receta!

 

Roscos de vino sin gluten

Cuando veas los fáciles que son de preparar estos roscos de vino sin gluten los prepararás cada Navidad sin excepción. Y es que no solamente son fáciles de preparar, es que la diferencia con los roscos comprados es imperceptible.

Igual que lo es en estos polvorones sin gluten de aceite.

Otra ventaja es, que al tratarse de una masa seca, no necesitamos emplear ningún sustituto del gluten. Empleamos únicamente ingredientes sobradamente conocidos por todos.

Yo he empleado una combinación de harina de arroz y almidón de maíz. Puedes sustituir la harina de arroz por cualquier otra de cereal o pseudocereal sin gluten (ojo, no valen las harinas denominadas “low carb”, como la harina de coco).

Pero es importante que la harina que emplees esté perfectamente molida, ya que si no encontrarás grumos al morder que parecerán granos de arena.

Cómo preparar estos roscos de vino sin gluten

Ingredientes

Para 8 roscos

75 gr. de almidón de maíz

75 gr. de harina de arroz (o sorgo, mijo, teff…)

25 gr. de sésamo

15 gr. de azúcar glas

65 gr. de manteca

1 cucharita de granos de anís

½ cucharita de canela en polvo

30 ml. de vino dulce

Azúcar glas para rebozar

 

pasos a seguir

Mezcla la harina de arroz con el almidón de maíz y remueve para que se integren bien.


Tuestalos a fuego medio en una sartén suficientemente grande como para que la mezcla de harinas quede bien extendida. Remueve con frecuencia para evitar que se queme, especialmente cuando empiece a tostarse.


Cuando adquiera un ligero color dorado retirala del fuego y pasa a otro recipiente para que se enfríe completamente.


Limpia los restos de harina de la sartén y tuesta también el sésamo un par de minutos. No lo dejes tostar en exceso o amargará. Retira del fuego y deja enfriar completamente.


Cuando el sésamo esté frío, muélelo con un molinillo de café o si no dispones de él, con un mortero. No muelas en exceso para que no se libere el aceite que tiene y se forme una pasta.


En un recipiente en el que puedas amasar, mezcla la manteca y el azúcar hasta que se forme una pasta.


En otro recipiente mezcla el harina con la canela y remueve bien.


Tamiza la mezcla de harinas sobre la manteca. Es importante que tamices, ya que al tostar las harinas, el almidón de maíz forma grumos que se notarían después al comer los roscos. Puedes moler los grumos que queden en el tamiz y añadirlos también a la mezcla.


Añade también el sésamo molido y el anís en grano. Mezcla muy bien con las manos hasta que tengas una mezcla arenosa.


Añade el vino y sigue mezclando. Una vez que se integre, compacta con las manos y forma una bola


Guarda en el frigorífico media hora, envuelto en film plástico de cocina o dentro de un recipiente hermético.


Pasada media hora, saca del frigorífico. Enharina ligeramente una superficie de trabajo y extiende la masa hasta que tenga un grosor de 1,5 centímetros.

NOTA: Si la masa ha endurecido y no consigues estirar sin que se desmigue, dale calor con las manos. Presiona la masa para compactarla y ve «masajeandola» hasta que notes que se ablanda un poco.


Una vez extendida la masa corta círculos de unos 4 o 5 centímetros de diámetro. Puedes hacer el orificio central con un descorazonador de manzanas como he hecho yo.


Una vez que los tengas todos cortados colócalos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Deja espacio entre ellos para poder retirarlo luego, ya que necesitarás hacerlo con una espátula.


Hornea en horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo durante 12-15 minutos. El tiempo dependerá de tu horno, así que no los decuides.


Saca del horno y deja enfriar suficientemente. Cuando estén tibios reboza con abundante azúcar glas.


Guarda en recipiente hermético, y espera preferiblemente un día antes de consumirlos ya que la textura mejora. ¡Buen provecho!

 

 

No olvides dejarme un comentario si tienes alguna duda, o si te ha gustado este artículo.  Y ¡ayúdame compartiendo en las redes!

Sígueme también en YouTube, en Instagram, en Facebook, ¡y en Pinterest!

Si te ha gustado, ¡comparte!

Facebook
Pinterest
Twitter
WhatsApp
Reddit

También te puede interesar:

¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Suscríbete
Notify of
guest

2 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Noelia González Briseño
Noelia González Briseño
9 meses hace

El almidón de maíz es sustituible p tapioca o arrurruz? Gracias

2
0
Me encantaría saber tu opiniónx
Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.