Scroll Top
5
(3)
Pastas linzer sin gluten

PASTAS LINZER SIN GLUTEN y sin huevo ¡Deliciosas!

90 minutos | 15-18 pastas Linzer | Fácil


PASTAS LINZER SIN GLUTEN y sin huevo: Una receta navideña muy sencilla en su preparación y sus ingredientes pero absolutamente deliciosa.


Pastas linzer sin glutenMe llevábais varios años pidiendo la receta de pastas Linzer sin gluten y no es que me quisiera hacer de rogar. Pero es que en Navidad se me amontonan las recetas.

Así que cada año voy desglutinizando las que puedo.

El año pasado le tocó el turno a los cortadillos de cabello de ángel sin gluten, al pan de jamón sin gluten, o a este panettone sin gluten sencillo.

Y este año le ha llegado el turno a las pastas Linzer sin gluten, unas pastas delicadas con dos tapas de masa Mürbe enriquecida con almendra, y rellenas de confitura.

Resultan inconfundibles gracias a su superficie cubierta de azúcar glas y sus orificios por los que se deja ver la confitura.

Mi receta de pastas Linzer sin gluten y sin huevo

Como todas las masas secas, la masa mürbe es muy sencilla de elaborar en su variante sin gluten. Y es que este tipo de masas se benefician precisamente de la ausencia de gluten.

La única dificultad está en encontrar una mezcla de harinas que recuerde en su sabor y textura a las pastas originales preparadas con harina de trigo.

He probado varias harinas y la que más me gusta en sabor es la de arroz. PERO: al tratarse de un grano relativamente duro es imprescindible que esté muy finamente molida. De lo contrario se notarían como granos de arena al morder.

Por el mismo motivo es imprescindible que uses azúcar glas (también llamada impalpable). Si no dispones de ella puedes moler azúcar granulada con un molinillo.

Existen diversas recetas de pastas Linzer dependiendo de la región donde se preparen, pero en una muy extendida, se añade yema de huevo a la masa.

Para evita el uso de huevo, añado un poco de harina de maíz amarillo, para otorgarles su color característico.

Pero si lo prefieres puedes añadir la yema, y sustituir la harina de maíz por más harina de arroz. (Con las medidas que doy bastaría con una yema).

Cómo preparar pastas Linzer sin gluten y sin huevo

Ingredientes

Para unas 15-18 pastas:

25 g de almendra molida
130 g de harina de arroz (LEE NOTA ABAJO)
20 g de harina de maíz amarillo (LEE NOTA ABAJO)
100 g de mantequilla
50 g de azúcar glas
azúcar vainillado para 150 g de harina

100 g de mermelada
Azúcar glas para espolvorear

NOTA: Prácticamente cualquier harina de cereal sin gluten funciona en ésta receta. Mi favorita es esta combinación ya que tiene sabor neutral y las galletas se deforman menos en el horno. La única función de la harina de maíz amarilla (cruda, no es polenta ni harina para arepas) es aportar el color amarillo caractrístico de estas pastas, pero puedes sustituir por más harina de arroz.

 

PASOS A SEGUIR

En un recipiente en que puedas amasar añade las harinas, la almendra molida, el azúcar y el azúcar vainillado. Remueve para que se integren.


Añade la mantequilla cortada en dados y mezcla con las manos. Al comienzo tendrás una mezcla con textura de arena húmeda. Sigue mezclando y compactando con las manos hasta que obtengas una masa lisa y sin grietas.


Forma una bola, y deja que repose 10 minutos en el frigorífico.


Toma un pliego de papel de horno (puede ser reutilizable) y enharinalo ligeramente.


Estira la masa sobre él con ayuda de un rodillo hasta que tenga 2 o 3 milímetros de espesor. Utiliza la menor cantidad de harina posible para que no se pegue el rodillo.


Deja reposar nuevamente en frío antes de cortar las galletas para que la masa no se deforme.


Corta las galletas con un corta-pastas. Debes formas parejas, en una cortarás solo el contorno y en la otra harás también los orificios por donde se verá la confitura.

NOTA: si no tienes un cortapastas especial para pastas linzer, puedes hacer los orificios centrales con un descorazonador de manzanas.


Junta los recortes de la masa y repite el proceso hasta acabar la masa. Si es necesario vuelve a refrigerar la masa.


Calienta el horno a 180ºC. Cubre 2 bandejas de horno con papel de hornear y coloca las pastas en ellas.


Cuando el horno esté caliente introduce en el horno y hornea 7-8 minutos a 180ºC con calor arriba y abajo.

NOTA: Las pastas no deben dorarse apenas, tan sólo adquirir un ligero tono en los bordes. Si no sabes si tu horno calienta de forma regular, hornea las bandejas de una en una para que tengas control de todas las pastas.


Retira del horno y deja enfriar completamente antes de manipular las pastas, ya que son frágiles mientras están calientes.


Cubre con azúcar glas las pastas que tienen agujeros, que son las que servirán de tapa.


Calienta la confitura a fuego medio hasta que esté fluida. Si es muy dulce añade un chorro de zumo de limón.


Añade media cucharita de confitura en el centro de una pasta sin orificios, cubre con una pasta con orificios y presiona con cuidado para no romperlas. La confitura debería llenar los orificios.


Guarda en una caja cerrada durante unas horas, o un día entero antes de consumirlas, de forma que la configura empape bien las pastas y estas adquieran su textura característica. Puedes separar cada fila de pastas con papel de hornear para que no se peguen las de arriba con las de abajo.


Conserva varios días a temperatura ambiente en una caja bien cerrada. ¡Buen provecho!

 


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 3

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios (2)

Buenas noches, he hecho los roscos de Semana Santa buenísimos, al igual que el pan de trigo sarraceno y el roscón de Reyes pero aquí un desastre. La masa la he trabajado y dejado en el frigorífico. Se deshace, he puesto una yema de huevo. Lo siento. Alguna forma de no tirarlo todo a la basura. Algo habré hecho mal.
Un saludo

¡Hola Martine! ¡Nada por lo que disculparse! Faltaría más.
¿Te refieres a la masa o a las pastas en sí? Las pastas en caliente son delicadas.
Si te refieres a la masa, sí, ciertamente la yema añade más humedad, pero no debería llegar a ser inmanejable. Se me ocurre una cosa, ya que la receta lleva harina de arroz y sois varios los que me habéis comentado que teníais problemas en recetas que la llevan. Existe harina de arroz molida en húmedo que absorbe mucho menos líquido que la molida en molinos convencionales. Puedes hacer una comprobación rápida para saber qué tipo de harina es la tuya. Mezcla media cucharita de la harina con media cucharita de agua, si se forma una masa blandita es harina convencional, si se queda muy líquida es harina molida en húmedo. Empléala para bizcochos y pancakes.
En cuanto a la masa de las pastas, si la harina es normal, es decir, que la textura de la masa se debe a la humedad que añade la yema, añade algo más de harina de arroz. Deberían bastar unos 20 gramos, que es lo que pesa más o menos una yema. Otra opción para aprovecharla es cubrir el fondo de un molde de tarta, hornear, y emplear como base para un cheesecake. 🙂

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.