Scroll Top
5
(3)
Kinder sandwich de leche sin gluten

KINDER SANDWICH DE LECHE sin gluten y sin harina

30 + 30 Minutos | 10 Sandwiches | Fácil


No te imaginas lo fácil que es preparar estos KINDER SANDWICH DE LECHE sin gluten y sin harina. Un dulce jugosísimo que encantará a niños ¡y a mayores!


Kinder sandwich de leche sin glutenReconozco que en verano me apetece mucho menos tomar dulce. Pero nunca le digo que no a un buen helado como éste helado de turrón de Jijona, o éste helado de dulce de leche preparado sin lácteos.

Sobre todo si van en éstos barquillos de helado sin gluten preparados sin máquina barquillera, o acompañados de estos cigarrillos de Tolosa sin gluten.

Y es que algo fresquito a media tarde siempre apetece.

Por algún motivo me acordé de unos pastelitos de la marca “Kinder”, que había comido alguna que otra vez hace muchos años, los sandwich de leche. Y pensé que tal vez no sería dificil preparar una versión sin gluten.

Mi receta de Kinder sandwich de leche

Para el bizcocho he empleado la receta del bizcocho de chocolate de dos ingredientes que ya te traía hace un tiempo. El resultado es un bizcocho esponjosísimo y que se mantiene así varios días.

En cuanto a la crema, he buscado referencias en internet, pero todo son especulaciones ya que la receta auténtica está protegida por la marca comercial. Así que he mirado los ingredientes directamente en un paqeute de Kinder Sandwich.

Y como tampoco queda muy claro como está hecha, he creado mi propia versión de la crema. Pero sí aparecen miel y “aromas” entre los ingredientes, por lo que he añadido un poco de azúcar vainillado para portar sabor.

Cómo preparar estos Kinder sandwich de leche

Ingredientes

Para 10 sandwich de leche

Para el bizcocho (molde de 24 x 40 cm)

4 huevos M
150 g de chocolate para fundir


Para la crema de leche

400 ml de nata para montar
40 g de azúcar blanca
4 g de azúcar vainillado
1 cucharita de miel
Gelatina en polvo suficiente para 400 ml de líquido

 

PASOS A SEGUIR

Comienza preparando el bizcocho. Para ello derrite el chocolate a baja temperatura.


Separa las claras de las yemas de los huevos y coloca por separado en recipientes donde puedas batir.


Monta las claras a punto de nieve firme. Bate las yemas hasta que se vuelvan blanquecinas y ganen en volumen.


Cuando el chocolate esté derretido dejalo enfriar ligeramente para que no se cuajen las yemas al añadirlo. Cuando se note tibio añádelo a las yemas y bate nuevamente hasta que se integre perfectamente.


Añade un buen pegote de claras batidas y mezcla bien para hacer la mezcla de yemas y chocolate más fluída.


Una vez que se hayan integrado bien, sigue añadiéndo el resto de las claras, y mezclando con movimientos envolventes con una espátula o varillas de mano. No lo hagas con varillas eléctricas para evitar que las claras se bajen.


Comienza a calentar el horno a 170ºC. Cubre una bandeja de horno con papel de horno y engrasa éste. La mía tiene 24 x 40 centímentros.


Vierte la mezcla y extiende con cuidado de no bajarla. Parece poca cantidad pero el bizcocho debe quedar fino.


Cuando el horno esté caliente introduce la bandeja a altura media y hornea entre 15 y 20 minutos a 170ºC con calor arriba y abajo.

NOTA: El tiempo dependerá en parte de tu horno, en parte del espesor que tenga el bizcocho. Con las medidas de mi bandeja (24 x 40 cm) en mi horno a tardado 18 minutos.


Cuando el bizcocho esté listo sácalo del horno y déjalo enfriar, a ser posible sobre una rejilla.


Cuando esté prácticamente frío prepara la crema. Coloca la nata en un recipiente en el que puedas batir y monta hasta que gane bastante en volumen, pero aún no esté del todo firme.


Añade el azúcar, el azúcar vainillado y la miel. Añade también la gelatina.

NOTA: Si empleas gelatina instánea puedes añadirla directamente. Si añades gelatina convencional deberás hidratarla siguiendo las instrucciones del paquete antes de añadirla.


Termina de montar la mezcla hasta que tengas una crema que aguante sin desmoronarse.


Corta los bordes irregulares del bizcocho y divide la plancha por la mitad.


Extiende la crema sobre la mitad del bizcocho que haya quedado menos bonita y reserva un poco para rematar los bordes. Coloca la segunda plancha cubriendo y emplea la crema reservada para rellenar los bordes que hayan quedado más vacíos.


Lleva al frío al menos 4 horas y divide en porciones. Guarda en frío hasta el momento de consumir. ¡Buen provecho!


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 3

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.