Scroll Top
5
(1)
Musaka sin gluten

MOUSSAKA o MUSAKA de berenjena con bechamel sin gluten

3 horas | 4-6 Personas | Fácil


Descúbre CÓMO PREPARAR una riquísima MOUSSAKA o MUSAKA griega de berenjena con bechamel sin gluten. Además te cuento como prepararla con menos aceite y te doy un truco para ahorrar tiempo.


Musaka sin glutenLa muoussaka o musaka es una receta perfecta para un fin de semana de lluvia. Es una receta que ciertamente da bastante trabajo, pero la recompensa merece muchísimo la pena.

Aunque la más conocida es la musaka griega, lo cierto es que se consume también en Macedonia, Rumanía, Serbia, Bulgaria, Albania y Turquía.

Y cada una es un poco distinta, no ya en cada país. Las recetas de musaka griega, que son las que he tomado como referencia, difieren también entre sí. Se podría decir que hay tantas receta de musaka como cocineros.

Mi receta de musaka o moussaka sin gluten

Salvo emplear bechamel sin gluten y adaptar un poco el proceso, he hecho pocas variaciones en las recetas que he encontrado.

La musaka se puede preparar con patata o sin ella, con berenjena o con calabacín… Pero yo me he decantado por la variante que conozco: con una base de patata y berenjena.

Normalmente se fríen ambas en aceite abundante para que desarollen su aroma. La berenjena frita sabe simplemente espectacular. El problema es que absorbe muchísimo aceite. Por el contrario, untándola de aceite y asandola, no llega a desarollar su sabor.

Un termino medio que a mí me da buen resultado es freirla con poco aceite, es decir, el justo que cubra la sartén. Y añadir más al volverlas o añadirlas a la sartén si el aceite se hubiera consumido.

Para ahorrar tiempo, ya que es una receta sencilla pero laboriosa, conviene ir preparando la carne en una sartén mientras se “fríen” las patatas y las berenjenas en otra. De este modo, al terminar de freír las patatas y berenjenas, está también lista la carne.

Cómo preparar musaka con bechamel sin gluten

Ingredientes

Para 4-6 personas

Para la base:

500 g de berenjenas
500 g de patatas

Para la carne:

3 cucharadas de aceite
1 cebolla mediana (unos 150 g)
2 dientes de ajo
750 g de carne picada
1 cucharita de sal
½ cucharita de nuez moscada
½ cucharita de pimienta negra
½ cucharita de canela en polvo
1 cucharada de concentrado de tomate
400 g tomate triturado
80 ml de vino tinto

Para la bechamel:

800 ml de leche
80 g de mantequilla
80 g de maicena
Sal, pimienta y nuez moscada

80 g queso parmesano

 

PASOS A SEGUIR

NOTA: Para ahorrar tiempo conviene preparar el guiso de carne al mismo tiempo que se van dorando las patatas y las berenjenas.


Pela la patatas y cortalas en rodajas de 1 centímetro de grosor. Corta las berenjenas igualmente en rodajas de 1 centímetro de grosor.


Calienta una sartén a fuego medio-alto y añade aceite suficiente para que le fondo quede bien cubierto. Ve dorando las patatas por tandas y sacándolas a un plato cubierto con papel absorbente. Cuando termines de dorar las patatas, dora igualmenta las berenjenas, añadiendo más aceite a medida que sea necesario.

NOTA I: Basta con que adquieran un color dorado por fuera. No se trata de cocinarlas sino de dorarlas por fuera para que desarrollen su aroma.

NOTA II: Normalmente se fríen ambas en abundante aceite, pero absorben demasiado aceite. Añadiendo aceite a medida que la sartén se va secando se evita que absorban tanto. Pero no escatimes tampoco en la cantidad, ten en cuenta que la finalidad de dorar las patatas y las berenjenas es que desarollen su aroma, y esto solo se consigue si la sartén tiene suficiente aceite.


En una sartén a aparte calienta a fuego medio 3 cucharadas de aceite, y pocha la cebolla que habrás cortado en trozos muy finos. Cuando esté transparente y empiece a ganar color añade el ajo picado fino o prensado y cocina un minuto, removiendo frecuentemente.


Añade la carne picada y remueve para que se cocine homogéneamente. Sube el fuego ligeramente. Cocina hasta que la carne esté hecha y empiece a dorarse con su propia grasa.


Añade la sal, la nuez moscada, la pimienta y la canela. Remueve para que se repartan. Ahora añade el concentrado de tomate, el tomate triturado y el vino tinto. Remueve, baja el fuego y cocina unos 40 minutos removiendo de vez en cuando.


Coloca las patatas sobre una fuente de horno y sala ligeramente. La mía tiene 30 x 20 cm en la base y 5 cm de alto. Coloca sobre ellas las berenjenas, que secarás previamente entre dos trozos de papel absorbente antes de colocarlas. Sala ligeramente.


Cuando la carne no tenga casi líquido, apaga el fuego y colócala sobre las berenjenas. Extiéndela homogéneamente.

NOTA: en ocasiones la carne empleada tiene mucha grasa. Si es necesario, escúrrela antes de añadirla a la fuente para que la musaka no quede grasienta.


Prepara una bechamel con las cantidades indicadas. Si nunca has preparado una bechamel, sigue las indicaciones de esta receta. Vierte la bechamel por encima de la carne y extiéndela bien.

NOTA: No llegues al borde para que no rebase en el horno. No importa si sobra un poco de bechamel.


Calienta el horno a 225ºC y cuando esté caliente introduce la fuente en el tercio inferior. Hornea unos 20 minutos a 225ºC con calor arriba y abajo.


Saca del horno, esparce el queso parmesano por encima, vuelve a introducir en el horno pero ahora cerca de la parte superior y hornea otros 10 minutos o hasta que la superficie se dore.

NOTA: Si tu horno dispone de la posición grill, cambia a grill los últimos 10 minutos.

NOTA II: No pongas la bandeja muy cerca de la parte superior, ya que la bechamel se infla a veces y podría pegarse.


Retira del horno, y a ser posible deja reposar 30 minutos antes de servirla. Seguirá suficientemente caliente y no se desmoronará tanto al servirla. ¡Buen provecho!

 

Musaka sin gluten


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 1

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.