4.3
(90)
Almidón de yuca
Almidón de yuca

Cómo hacer harina y almidón de yuca en casa

Por más que buscas, no encuentras almidón ni harina de yuca certificados sin gluten. O los encuentras, pero tú lo que quieres es preparar tus propias harinas. ¡Pues sigue leyendo!, porque GLUTENDENCE te explica cómo hacer almidón y harina de yuca en casa.


.

Yuca, casave, mandioca, tapioca… todas estas palabras hacen referencia a lo mismo. Una raiz rica en almidones originaria del área tropical de América.

Posiblemente has leído mi artículo ¿Sabes por qué deberías comer yuca?, y te has quedado maravillado con este alimento sin gluten. O mejor aún, tras ver estos wraps sin gluten de yuca que te presentába hace unas semanas, no puedes esperar a probarlos.

Pues hoy te muestro una forma muy sencilla de obtener almidón y harina sin gluten a partir de su raíz.

.

Almidón y harina de yuca

Es importante no confundir harina con almidón. El almidón es el hidrato de carbono de reserva de la mayoría de vegetales. En el caso de la raíz de yuca, se obtiene como veremos, extrayendo todo el jugo, y dejando que “sedimente” la parte sólida. El harina es, en cambio, el polvo que se obtiene moliendo la pulpa seca de la raíz de la yuca.

Ambos tienen usos diferentes. El almidón de yuca lo encontrarás presente en innumerables recetas de panes, dulces… Con él puedes preparar estos fantásticos fideos asiáticos.

La harina de yuca la podrás emplear igualmente en recetas de pan, en estupendos postres asiáticos…

No olvides que tienes acceso a toda la información GLUTENDENCE sobre la yuca simplemente pinchando aquí. O introduciendo la palabra “yuca” en el buscador.

Pero, ¡pasemos a la acción! Sólo necesitas raíces de yuca, agua, un paño limpio, un colador grande, y batidora de vaso, o rallador y batidora de mano.

Cómo preparar harina y almidón de yuca caseros

En el siguiente vídeo ves la forma de hacerlos. O si lo prefieres, sigue leyendo:

qué necesitas

  1. Una o varias raices de yuca
  2. Agua

procesa la yuca

Pela la yuca. Para que te sea más fácil, córtala en 3 o 4 trozos. Consejo: para que no te cortes, ya que la piel es algo dura, utiliza una tabla y pela con el filo del cuchillo hacia la tabla.


Corta cada trozo por la mitad y quita la hebra dura central.

Quita la hebra de la yuca


Para que sea más fácil triturar la yuca, rállala o córtala en trozos pequeños.


En un recipiente grande añade los trozos de yuca y el agua. Por cada 100 gramos de yuca calcula 150 gramos de agua. Para que sea más fácil triturar, añade el agua en dos tandas. El mismo peso de agua que de yuca al principio, y cuando no haya más trozos grandes, el resto.


Tritura la yuca con el agua hasta que los trozos sean suficientemente pequeños. Si usas una batidora de vaso puede que tengas que triturar en varias tandas. Y si usas una batidora de mano, tritura en intervalos para no calentar excesivamente el motor.


Ahora filtramos la mezcla obtenida. Vierte la mezcla en un recipiente grande a través de un trapo fino. Si tienes un colador grande, coloca el trapo en él para que te sea más fácil verterla. Si estás usando varias raices de yuca, realiza este proceso en varias tandas.

Filtra la yuca


Aprieta bien el paño hasta que extraigas todo el jugo. Tómate tu tiempo. Cuanto más agua extraigas, más almidón tendrás, y menos tardarás en secar la harina.

Escurre la yuca

.

Prepara el almidón de yuca casero

Dejámos reposar el agua al menos 5 horas sin moverla, hasta que todo el almidón de haya depositado en el fondo.


Cuando el almidón se haya depositado en el fondo, retiramos el agua con un cazo de servir. Deja secar el almidón al menos 8 horas.


Una vez seco, desmenúzalo con ayuda de un tenedor, y tamízalo con un colador fino. ¡y ya está! ¡Ahí tienes tu almidón de yuca casero!

.

Prepara la harina de yuca casera

Mientras que el almidón se deposita en el fondo, vamos preparando nuestra harina. (Nota: si prefieres copos, en lugar de harina, no necesitas secarlos. Puedes usar directamente, o congelar hasta el momento de consumir. Eso si, ¡nunca crudos!¡siempre cocinados!).


Pasamos la pulpa que ha quedado en el paño a una bandeja de horno cubierta con papel de hornear.


Desmenuzamos todo lo posible y extendemos bien en la bandeja. Introducimos en en horno a 50ºC durante 15-20 minutos. Apagamos y dejámos dentro del horno otros 30, para aprovechar el calor residual. Sacamos del horno, volvemos a demenuzar la harina y repetimos. Es decir, secamos otros 15-20 minutos a 50ºC. Apagamos y dejamos dentro hasta que el horno esté totalmente frío.


Esperamos hasta que el harina esté lo más seca posible. Si es hasta el día siguiente aún mejor. Con ayuda de un robot de cocina, o un molinillo de café, vamos moliendo en tandas.


Pasa el harina molida por un colador, y muele otra vez la parte que no lo atraviese.


Descarta las hebras que puedan quedar en la mezcla, y ¡listo! Aquí tienes tu harina de yuca.

.

Consejo de conservación

Si no vas a usar de inmediato, guarda en un frasco preferiblemente de cristal, que mantendrás abierto los primeros días para que escape la humedad que pudieran tener aún.

Harina de yuca

Si te ha gustado, ¡comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on reddit
Reddit

También te puede interesar:

¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 4.3 / 5. Recuento de votos: 90

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

Suscríbete
Notify of
guest
14 Comments
Más nuevos
Más antiguos Más votados
Inline Feedbacks
View all comments
Mercedes Ahumada
28 días hace

Como siempre te digo, es genial todo el material de tu web, te cuento que yo hago algo similar para hacer tapioca, que es un estilo panqueque crocante que se come mucho en Río de Janeiro, lo conocés? en el paso donde desarmas el bloque de almidón humedo, se dejá así frotando hasta que se generan como pequeñas bolitas y después se cocina en sartén caliente así directo. Ojalá lo pruebes, es super práctico.
 

2020-04-11 21.48.38.jpg
Sara
Sara
1 mes hace

Hola! El artículo está muy interesante, creo que me animaré a comprar unas yucas y probar la receta (pues que ahorrarme la bolsa de plástico realmente me hace mucha ilusión!)
Por curiosidad, cuanto almidón y harina os ha salido con esa yuca con la que habéis hecho la demostración?
Me gustaría hacerme una idea de cuantas yucas necesitaré para hacerme un pan …

Daxser Velazco
Daxser Velazco
2 meses hace

Hola . Tanto el almidón como la harina se pueden mantener afuera una vez secos o hay q conservarlos en la nevera?

Verónica
Verónica
2 meses hace

Hola! Muy interesante! Hago chipa paraguaya y a veces me cuesta encontrar el almidón. Una pregunta. Se puede obtener el almidón de la tapioca?? Muchas gracias!

Angela
Angela
3 meses hace

muchas gracias por compartir y explicar tan claramente.

Oscar G
Oscar G
6 meses hace

GRAcias por aclarar y explicar

Sofía Gómez Granados
Sofía Gómez Granados
8 meses hace

Hola
Muchas felicidades por el trabajo tan profesional que realizan y gracias por compartirlo con los usuarios. No solo es claro y didáctico sino divertido.
Me gustaría que subieran información de las setas, igual que de la Yuca, como puedo elaborar una bebida o malteda utilizando la seta pulverizada, ya que no se disuelve ni se integra ni en agua ni en leche.

Saludos y gracias

14
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.