Scroll Top
5
(1)
Tarta carlota sin gluten

TARTA CARLOTA de limón SIN GLUTEN ¡No te la pierdas!

40 + 30 Minutos | Ø 21 cm | Fácil


Descubre cómo preparar una riquísima Tarta Carlota sin gluten, una tarta de limón facilísima de preparar y con una riquísima textura de mousse. ¡No te la pierdas!


Tarta carlota sin glutenSon varios los veranos que llevaba tratando de compartir mi receta de Tarta Carlota de limón sin gluten con vosotros. Pero es tal la avalancha de tartas de limón que se publican en estas fechas que siempre me desanimo.

Pero lo cierto es que cada tarta de limón tiene sus matices, y esta es absolutamente riquísima.

Lo mismo pasa con las tartas de zanahoria, que hay tantas recetas como cociner@s y aún así me decidía hace poco a compartir mi receta de tarta de zanahoria sin gluten.

Mi receta de Tarta Carlota de limón sin gluten

Si bien la Tarta Carlota de limón es una receta ya existente, yo me he permitido hacer un par de variaciones.

La mayoría de las recetas emplean leche evaporada (una especie de leche condensada menos espesa y sin azúcar), y la baten junto al resto de ingredientes de la crema. La reacción del ácido del limón con la caseína de la leche hace que la mezcla espese.

Agregando nata montada (crema de leche) en lugar de leche evaporada se consigue una mezcla no sólo más estable, que se puede agregar en capas más gruesas, si no que adquiere consistencia de mousse.

Por su parte, el mojar muy ligeramente los bizcochos en zumo de naranja en lugar de leche como hacen otras recetas (algunas recetas ni siquiera los humedecen), acentúa el carácter cítrico y pigmenta ligeramente los bizcochos, haciendo que resalten más con respecto a la crema.

(Si te gustan las recetas con limón no te pierdas estas recetas de lemon curd y lemon fugde.)

Cómo preparar esta Tarta Carlota de limón sin gluten

Ingredientes

Para un molde de Ø 21 cm:

Para los bizcochos:

3 huevos M
90 g de azúcar
90 g de harina de arroz

Azúcar glas

Para la crema:

300 g de queso crema tipo “Philadelphia”
350-400 g de leche condensada azucarada
400 g de nata para montar
120 g de zumo de limón
Ralladura de un limón

Opcional: 120-150 ml de zumo de naranja

 

PASOS A SEGUIR

Prepara los bizochos de soletilla siguiendo las indicaciones de esta receta. Deja enfriar completamente antes de seguir con la receta. También puedes prepararlos con anterioridad.


Mezcla en un recipiente amplio el queso crema, con la leche condensada, la ralladura y el zumo de limón. Bate hasta que se mezclen bien. Obtendrás una mezcla bastante líquida pero verás que va espesando ligeramente.


Monta la nata bien firme en un recipiente amplio. Cuando la hayas montado añade la mezcla anterior y mezcla con una espátula haciendo movimiento envolventes para evitar que la nata se baje. Deberás obtener una mezcla que conserva ligeramente la forma.


Monta la tarta

NOTA: Puedes emplear una fuente de cristal o en el caso de que quieras desmoldar, ayudarte del aro de un molde metálico desmontable (el mío tiene 21 cm Ø). Se trata de una tarta difícil de pasar a un plato una vez hecha, por lo que puedes colocar el aro del molde (que habrás cubierto con papel de horno) sobre el plato en que vayas a servir. Ten en cuenta eso sí, que a medida que la tarta se asiente soltará algo de jugo por abajo, así que emplea un plato que tenga un pequeño borde.


Coloca una primera capa de bizocochos. Si quieres los puedes mojar ligerísimamente en zumo de naranja.

NOTA: Probablemente se humedezcan suficiente con el líquido que suelta la crema, pero a mí personalmente me gusta asegurarme que quedan bien humedecidos aunque después la tarta suelte el líquido.


Calcula cuántos bizcochos tienes, y cuántas capas vas a poder hacer con ellos, y dependiendo de ello, añade la mitad, o un tercio de la crema. Extiende hasta que quede lo más horizontal posible.


Continúa alternando bizcochos y crema hasta acabarlos. Alisa la superficie y guarda la tarta al menos 6 horas en el frigorífico.


Retira del frigorífico justo en el momento de servir. Quita el aro y el papel de horno si los has empleado, decora y sirve. ¡Buen provecho!

NOTA: Si has empleado el aro de un molde de horno muy probablemente haya salido algo de líquido por abajo. Si no te molesta puedes dejarlo. Si vas a quitarlo hazlo antes de quitar el aro y el papel. Puedes emplear una jeringa de cocina para succionarlo. O si inclinas el plato para vertelo o para quitarlo con una cucharilla lleva mucho cuidado de que la tarta no se mueva.

 

Tarta carlota sin gluten

 


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 1

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.