Scroll Top
5
(5)
Regañás sin gluten

REGAÑÁS SIN GLUTEN y sin levadura. ¡Crujientísimas!

40 Minutos | 80 Regañás | Fácil


Eleva tus aperitivos a un nivel superior con estas REGAÑÁS SIN GLUTEN, los crackers sin gluten de aceite de oliva. Estás regañás son crujientísimas, y se preparan de forma muy sencilla y sin emplear levadura. Por lo que además son aptas para quienes no pueden consumirla.


Regañás sin glutenLa formula de la masa de estas regañás ha salido de una de las muchas pruebas que hice para mi masa de coca sin gluten de pimientos. Fue probarla y pensar, “de aquí salen unas regañás sin gluten buenísimas.

Las regañás son un tipo de pan plano, originario de la región de Sevilla. En un principio eran unas tortas grandes ovaladas, pero a día de hoy son muy comunes unas regañás pequeñitas, de un tamaño justo para un bocado.

Es muy típico consumirlas cuando se prepara un picoteo de queso o embutido, en el que sustituyen con cada vez más frecuencia al pan común.

Pero lo cierto es que estas regañás están tan buenas que se pueden comer incluso solas.

No creo que sobren demasiadas una vez que empieces a comerlas. Pero las que no vayas a consumir de inmediato puedes guardarlas en una caja bien cerrada y aguantar muchos días.

 

Mi receta de regañás sin gluten

Aunque las regañas se suelen preparar con levadura, yo voy a prescindir de ella. Y es que el aceite que lleva la masa les aporta una estructura ligeramente hojaldrada.

Esto acorta mucho el proceso ya que no es necesario dejar que fermenten.

En cuanto a la mezcla de harinas, he llegado un poco por prueba y error. Tal como comentaba, esta es una de las más de 20 (!) pruebas que hice hasta obtener la masa de mi coca sin gluten de pimientos.

Si no dispones de harina de arroz, puedes sustituir por más harina de garbanzo. Sin embargo, no te recomiendo sustituir la harina de garbanzo por más harina de arroz, ya que las regañás quedan así algo duras.

En cuanto al almidón de patata: He probado también con almidón de tapioca y quedan demasiado duras para mi gusto. Si no dispones de almidón de patata, es preferible que sustituyas por almidón de maíz.

 

Cómo preparar estas regañás sin gluten

Ingredientes

Para unas 80 regañas

30 g de harina de arroz
45 g de harina de garbanzo
125 g de almidón de patata
3 g de goma xantana
5 g de sal
5 g de azúcar
80 g de agua
80 g de aceite de oliva
1 cucharada de semillas de sésamo

 

PASOS A SEGUIR

Comienza mezclando los ingredientes secos: El almidón de patata, la harina de arroz, la harina de garbanzo, la goma xantana, el azúcar y la sal. Remueve con una cuchara para que se mezclen bien todos lo ingredientes.


Ahora añade el aceite, preferiblemente un buen aceite de oliva. Añade también el agua, y remueve bien con una cuchara hasta que no queden partes secas y obtengas una pasta sin grumos. Obtendrás una masa bastante blanda.


Cuando no haya grumos añade el sésamo y remueve hasta que se distribuya bien por toda la masa.

NOTA: Si quieres puedes tostar el sésamo 10 minutos en una sartén a fuego medio para que aporte más sabor.


Recorta un pliego de papel de horno y engrasa la superficie ligeramente.


Engrasa una espátula y recoge muy bien la masa de los bordes del recipiente. Colócala sobre el papel de horno y aplasta con las manos tratando de formar una rectángulo. Esto ayudará a que queden después los bordes más regulares.


Cuando la masa esté bastante fina, termina de estirar con el rodillo hasta que tenga tan sólo unos milímetros de espesor.


Haz rectángulos de aproximadamente 4 centímetros de largo por dos de ancho, y pincha un par de veces cada regañá con un tenedor para que no se inflen en el horno.


Calienta el horno a 200ºC. Y cuando esté caliente introduce la bandeja. Hornea unos 18-20 minutos a 200ºC con calor arriba y abajo.


Transcurrido ese tiempo comprueba cómo están de doradas, y retira a un plato las de los extremos, que seguramente habrán tomado suficiente color. Hornea el resto unos minutos más para que terminen de dorarse.


Transfiere a un plato o rejilla. No las dejes sobre la bandeja para que no se tuesten más con el calor que ésta tiene.


Cuando estén frías divide las que aún puedan quedar unidas y ¡a disfrutar!


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 5

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.