Scroll Top
0
(0)
Pizza de polenta

No es PIZZA: POLENTA al horno CON QUESO | SIN GLUTEN

 2-3 Personas | Fácil


Si la polenta te parece aburrida DEBES PROBAR esta falsa PIZZA DE POLENTA al horno CON QUESO. No sólo es muy versátil y fácil de preparar, ¡Además está buenísima!


Pizza de polentaRecuerdo que la polenta fue para mí una revelación en el momento que tuve que adaptar mi alimentación a la dieta estricta sin gluten.

Recuerdo tomarla cremosa al comienzo, especialmente en el desayuno, preparada dulce y con frutas. No sólo me resulta muy agradable, si no que resulta muy digestiva por la mañana.

En una ocasión la encontré a muy buen precio, y compré 8 paquetes de golpe. Y ahí comenzó mi busqueda de ideas para dar salida a esos 4 kilos de sémola de maíz.

Y me sorpendió, que no sólo se pueda consumir cremosa, si no que sea posible también solidificarla y emplearla en otras recetas, como en estos bastones de polenta frita.

Mi receta de falsa pizza de polenta

Esta receta tampoco es ninguna creación novedosa, simplemente pretendo darosla a conocer a quienes no estéis muy familiarizados con la polenta.

La receta es en realidad muy similar a esta receta de polenta al horno con queso.

Para el relleno puedes elegir lo que más te guste siempre que no tenga demasiado líquido, y que se cocine en pocos minutos, o que no importe si queda ligeramente crudo.

Es decir, si cubres con verduras y no te importa que queden firmes puedes ponerlas crudas. Pero si quieres que estén suficientemente cocinadas deberás emplear verduras salteadas o asadas.

Y si quieres emplear carne picada, como he hecho yo, es imprescindible que la saltées previamente.

Hay un detalle de importancia, tal como cuento en el paso a paso. Existen dos formatos comerciales de sémola de maíz: Sémola convencional, que necesita 40 minutos de cocción, y “polenta” instantánea, que sólo necesita unos 10.

Si empleas polenta instantánea, sigue las instrucciones que se indiquen en el paquete.

Cómo preparar esta falsa pizza de polenta

Ingredientes

Para 2-3 personas:

Para la base:

¾ de taza (140 g) de sémola de maíz para polenta
2 + ½ tazas (625 g) de agua o caldo
1/ cucharita de sal

Para el relleno (sugerencia):

½ cebolla
1 pimiento rojo
1 o 2 ajos
150 g de carne picada
5 o 6 cucharadas de tomate triturado
1 cucharita de orégano
1 cucharita de pimentón ahumado
Opcional: Chile picado, pimentón picante…
Sal al gusto

150-200 g de Mozzarella rallada u otro queso para fundir

 

PASOS A SEGUIR

Prepara el relleno:

Calienta dos o 3 cucharadas de aceite en una sartén a fuego medio. Añade la cebolla picada y rehoga un par de minutos removiendo de vez en cuando. Añade el pimiento y rehoga ambos hasta que estén tiernos.


Añade la carne picada y remueve para que se cocine homogéneamente. Cuando esté completamente cocinada añade el ajo, las especias y la sal. Remueve nuevamente para que se repartan.


Añade el tomate y remueve un par de minutos hasta que no haya líquido excesivo. Retira del fuego y reserva.


Cuece la polenta según el tipo de polenta que dispongas:

Si se trata de polenta instantánea (cocción aproximada 10 minutos) sigue las instrucciones del paquete para preparar polenta firme, tanto en la forma de cocerla, como en la cantidad de agua a usar. Si se trata de sémola de maíz convencional, sigue los pasos que te voy a detallar a continuación.


Coloca la sémola junto con el agua o el caldo fríos y la sal en un cazo, y cocina unos 40 miuntos a fuego medio (yo empleo la posición 4 de las 9 que tiene mi cocina), removiendo de vez en cuando los primeros 15 minutos,con cierta regularidad lo 15 minutos siguientes, y casi constantemente los últimos 10.


Los últimos 10 minutos tendrás una masa muy espesa. Remueve bien para que no se pegue al fondo, pero también para ayudar a eliminar el vapor. Cuando al remover por el contorno la polenta, ésta se mantenga separada del borde del cazo, está lista.

NOTA: Esta es una variación de la forma tradicional de preparar la polenta. Normalmente se lleva el agua a ebullición y se vierte en forma de lluvia mientras se remueve, pero de esa forma espesa casi de inmediato y se hace necesario removerla constantemente durante 40 minutos. Al añadirla al agua fría, ésta tarda en espesar y sólo es neceario remover de forma constante los últimos 10 minutos.


Prepara la “pizza”:

Una vez que la polenta está cocinada extiéndela sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, hasta que tenga medio centímetro de espesor. (Mi bandeja tiene 30 centímetros de diámetro).


Deja enfriar 15 minutos para que solidifique, y transfiere con el papel de hornear a la rejilla del horno.


NOTA: Observarás que ha condensado la humedad en la bandeja, ese es el motivo de transferir a la rejilla, permitir que la humedad escape por abajo. Por ese mismo motivo no es conveniente usar papel de horno reutilizable en este receta, ya que éste es impermeable, y la polenta quedaría húmeda.


Calienta el horno a 180ºC y cuando esté caliente introduce la polenta a altura media y hornea 15 minutos con calor arriba y abajo.


Saca la base de polenta del horno, cubre con el relleno y a continuación con el queso, llegando lo mejor posible a los bordes.


Vuelve a introducir en el horno, pero esta vez cerca de la parte superior. Si tu horno dispone de la función grill, cambia a función grill (si no, no es necesario), y hornea hasta que el queso se dore a tu gusto.

Retira del horno y sirve directamente. ¡Buen provecho!


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.