Scroll Top
5
(3)
Buñuelos de viento

BUÑUELOS DE VIENTO SIN GLUTEN ¡Increíblemente buenos!

90 Minutos | 20 buñuelos | Fácil


Si no has probado estos BUÑUELOS DE VIENTO SIN GLUTEN, ¡no sabes lo que te estás perdiendo! Estos buñuelos son esponjosos, con un sabor increíble y se preparan además de forma sencillísima y con ingredientes al alcance de cualquiera.


Buñuelos de vientoNo sé el tiempo que llevo queriendo preparar buñuelos. Pero ya conocéis mi adversión a freír, por lo que me tomo con mucha calma desglutinizar las recetas fritas.

Pero aunque poco a poco, iré desglutinizando todas. Ya te traía esta receta de rosquillas de anís sin gluten, estas orejas u hojuelas sin gluten y estos pestiños sin gluten, riquísimos todos ellos.

Y hoy le tocaba el turno a otra receta típica de las festividades de Semana Santa, o Todos los Santos: Los buñuelos de viento. Y como ya sabes que yo no soy de terminos medios, los he rellenado de crema y cubierto de chocolate.

La textura de estos buñuelos es tierna y jugosa, los puedes comer incluso sólos. Pero con el relleno de crema son simplemente un sueño.

 

Mi receta de buñuelos de viento sin gluten

Algo que te puede sorprender de la receta es que no lleva ni sustitutos del gluten ni polvo de hornear, y es que un buñuelo no los necesita.

Es el almidón escaldado el que liga la masa, y este al entrar en contacto con el aceite caliente se expande formando una estructura esponjosa.

He probado diferentes combinaciones de harinas y almidones de cereales sin gluten y la que te traigo es la que para mi gusto mejor funciona. Pero puedes probar con otras harinas si así lo prefieres.

 

Cómo preparar estos buñuelos de viento sin gluten

Ingredientes

Para unos 20 buñuelos:

35 g de almidón de patata*
35 g de harina de garbanzo
125 g de agua
30 g de mantequilla
½ cucharita de azúcar
¼ cucharita de sal
1 huevo
2 claras de huevo

* En este artículo encuentras una lista de algunas marcas que uso (apartado «Ingredientes»)

Aceite para freir

Para la crema pastelera:

250 g de leche o bebida vegetal
2 yemas de huevo
35 g de azúcar
Azúcar vainillado o esencia de vainilla
20 g de almidón de maíz
7 g de mantequilla

Para la cobertura:

125 g de chocolate para cobertura
Opcional: 15 g de mantequilla

 

PASOS A SEGUIR

Comienza preparando la crema pastelera para que esté tibia en el momento de rellenar los buñuelos.


Coloca las yemas en un cazo, añade el azúcar y el azúcar vainillado o esencia de vainilla suficiente para 250 g de leche, y remueve con unas varillas hasta obtener una crema blanquecina.


Añade la leche o bebida vegetal pero reserva un poco para diluir el almidón de maíz. Remueve y lleva al fuego. Calienta a fuego medio removiendo con frecuencia.


Diluye el almidón de maíz en la leche o bebida vegetal reservadas. Cuando la mezcla del cazo esté a punto de hervir, añade el almidón diluido. Remueve constantemente hasta que la mezcla comience a espesar.


Cuando comience a espesar, remueve enérgicamente hasta que toda la mezcla haya espesado y no queden partes líquidas. Retira del fuego, añade la mantequilla y remueve de nuevo para integrar.


Transfiere a un tazón para que enfríe más rápido y cubre con film plástico de cocina para prevenir que se forme una película en la superficie. El film debe estar en contacto con la crema.


Prepara los buñuelos

Mezcla el almidón de patata y la harina de garbanzo y tamiza para evitar que se formen grumos después.


Pon en un cazo el agua, la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar y la sal. Calienta a fuego medio y remueve para ayudar a la mantequilla a fundirse.


Cuando hierva, añade la mezcla de harinas de golpe y remueve enérgicamente con una cuchara hasta que todo se integre y obtengas una masa homogénea, 1 minuto aproximadamente.

NOTA: es una masa muy densa, con lo que debes remover con mucha energía. Una vez retirado el cazo del fuego puedes seguir removiendo si ves que la masa es algo discontinua.


Retira del fuego y deja enfríar unos minutos antes de añadir los huevos.


Añade el primer huevo batido y mezcla con un tenedor hasta que se haya integrado perfectamente y tengas una masa homogénea. No añadas más huevo hasta que la masa sea continua o quedarán después pegotes de masa que no se integrarán con el resto.

NOTA: La masa es muy densa, mucho más densa que la de buñuelos preparados con harina de trigo si es que los has preparado alguna vez. Por ello la mejor forma de integrar el huevo es ir aplastando la masa con un tenedor y mezclando.


Cuando tengas una masa homogénea comienza a añadir las claras muy poco a poco e integrando perfectamente antes de añadir más. Es posible que no necesites añadirlas todas. Te recomiendo ver el vídeo para reconocer la textura que deba alcanzar la masa. Debe ser como la de un puré de patatas algo espeso.

NOTA: Normalmente se añade un segundo huevo, pero al sobrar las claras de la crema pastelera se pueden aprovechar aquí. Si no vas a rellenarlos de crema, puedes usar el huevo completo tal como se hace en le receta original.


Calienta aceite en una sartén o cazo a fuego medio (mi cocina tiene 9 posiciones y yo alternaré entre la 6 y la 7). El aceite debe cubrir varios centímetros para que los buñuelos floten.


Cuando el aceite esté caliennte ve añadiendo cucharaditas de masa. Puedes ayudarte de una segunda cucharita para darles forma redondeada. Ganarán mucho en volumen así que no llenes demasiado la sartén.


Los buñuelos se irán inflando y dando la vuelta por sí solos. Pero si no lo hacen vuélvelos. Cuando parezca que no van a crecer más deberían abrirse y seguir creciendo. Mantén al fuego hasta que estén suficientemente dorados.


Retira a un plato cubierto con papel absorbente y deja que enfrien antes de rellenarlos.

NOTA: Si no vas a rellenarlos, puedes rebozarlos con azúcar mientras aún están calientes.


Para rellenarlos puedes abrirlos por la mitad o rellenarlos con una manga pastelera. Rellenalos abundantemente.


Derrite el chocolate de la cobertura, y si es necesario añade un poco de mantequilla a temperatura ambiente o de aceite para hacerlo más fluido.


Si has rellenado con la manga, ve mojando los buñuelos por la parte que has introducido la crema para que queden cerrados.


Guarda en frío hasta el momento de consumirlos para que el chocolate endurezca. ¡Buen provecho!

 

Buñuelos de viento


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 3

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.