Has oído hablar de la chía, pero aún no la has probado. ¿A qué esperas? GLUTENDENCE te trae una idea de rechupete para que te animes.

¿Qué es eso de la chía que antes no se conocía casi, y ahora está tan de actualidad? Ni más ni menos que la semilla de la salvia hispánica, una planta nativa de México, El Salvador, Guatemala y Nicaragua.

¿Y por qué se habla ahora tanto de ella? Por sus valores nutricionales, entre los que destaca su alto contenido en ácidos grasos omega-3, calcio, fósforo y magnésio. Así como de fibra, que a parte de otros procesos fisiológicos, tiene un efecto laxante, ayudando de ese modo a perder peso (fuente: Wikipedia). Y cómo no, porque es naturalmente libre de gluten.

Eso sí, si se consume frecuentemente es importante no superar una cantidad diria. Dos cucharadas soperas en adultos, y una en niños.

Pues por si no fueran motivos suficientes como para ir a buscar chía ahora mismo, este pudding se prepara solo. O casi, porque es tan fácil que casi no tiene preparación.

Hoy te presento una de las muchas variantes que puedes preparar. Pudding de chía con yogurt, con leche, con leche de almendras, de coco…

Pero como la chía es tan sana, podemos permitirnos un capricho, y preparar un pudding de chía con chocolate. ¡Verás que maravilla de desayuno o postre! Con arándanos frescos y almendras loncheadas. Casi nada.

Si quieres más ideas para desayunos, no te pierdas estos pancakes de plátano macho, o este mijo dulce con frutos del bosque. Ya verás que levantarse así cuesta menos.

Y qué, ¿Entiendes ahora porqué se habla tanto de la chía?