¿Te apetece un desayuno diferente? ¿sano, nutritivo y lleno de sabor? GLUTENDENCE te propone un tazón de polenta sin gluten, cremosa y dulce para empezar el día. Con melocotón, arándanos y almendras, para que disfrutes al tiempo que te llenas de energía.

Nadie había dicho que la polenta sirva sólo como acompañamiento. Tiene tantas posibilidades como tu imaginación te ofrezca. Dulce, salada… cocida, al horno, en pudding, como base para pizza… ¡Te sorprenderá!

La polenta o sémola de maiz es un alimento poco conocido en España, y merece ir tomando importancia en las despensas sin gluten españolas. Por lo digestiva y saludable que es -la polenta aporta gran cantidad de carbohidratos, y una cierta cantidad de potasio, fósforo y magnésio(*)-,  y porque frente a otros alimentos sin gluten, ofrece un precio competitivo.

Este es un desayuno muy fácil de elaborar, que se puede preparar de antemano y calentar antes de servir. Si no empleas polenta instantánea, puedes incluso preparar una mayor cantidad, y consumirla en varios días (ten en cuenta que de las cantidades mencionadas salen tres tazones).

Puedes preparar la polenta cociéndola con leche, o en su versión vegana con leche de coco, leche de soja…

Acompañada de melocotón y almendras es sólo una forma de preparala, pero puedes tomarla con lo que más te guste. Cualquier fruta de temporada combinará perfectamente.

Y si quieres más ideas para un desayuno sano, prueba estos Pancakes sin gluten de plátano macho. Levantarse por las mañanas será un placer a partir de ahora.

 

Nota:

Si usas polenta instantánea puedes prepararla por la mañana, esperar a que esté tibia y consumir. Si empleas polenta convencional, prepárala mejor la noche antes, y caliéntala por la mañana.

 

 

(* Fuente: “Die Nährwerttabelle”, Heseker/Heseker, Editorial Umschau)