GLUTENDENCE te trae siempre desayunos sanos, como estos pancakes sin gluten de plátano macho o este tazón de mijo dulce con frutos del bosque. Hoy te presento un desayuno dulce con  sabor a Marruecos: Harchas de anís sin gluten.

Si tan sólo pudieras olerlas… hmmm. La mezcla de vainilla y anís es simplemente maravillosa. Según las preparas ¡perfumas toda la casa!

Las harchas son una especie de galletas de sémola de trigo que se cocinan en una superficie caliente. Son típicas de algunas regiones de Marruecos, donde se sirven con miel para el desayuno o la merienda.

Para traerte esta Glutendencia me he inspirado en esta receta de Cuisinons En Couleurs. He sustiuido la sémola de trigo por sémola de maiz. Y dado que esta tiene una cocción más larga, la he precocido para que no quede cruda.

Por ese mismo motivo, utilizo harina de maiz precocida para enharinar la mesa, ya que la sémola dejaría algunos granos duros al morder. Si no sabes qué es la harina de maiz precocida, te diré que es el ingrediente principal de estas arepas y de estas tortillas para tacos y burritos. Y debería formar parte indispensable de tu despensa sin gluten.

Si no puedes, o no quieres tomar lacteos, puedes sustituir la leche y la mantequilla, por leche vegetal y aceite. Elije aquellos que tengan un sabor neutral para que no tapen el sabor del anís y la vainilla.

Ya que el proceso de cocer y enfriar la polenta es un tanto largo, puedes preparar la masa por la noche, y hacer las harchas por la mañana. También preparar la masa, e ir haciendo las harchas por tandas según las vayas a comer.

Y ahora sí, si he despertado tu curiosidad y tu apetito, ve poniéndote el delantal, ¡que te explico cómo prepararlas!

 

 

Harchas de anís sin gluten 2