Hoy te traigo unas empanadas sin gluten con masa de plátano macho, rellenas de pollo, puerro y acelga. ¡Ricas,ricas! Y más sanas de lo que parecen.

El plátano macho es mi ingrediente favorito desde hace algunas semanas. Sin necesidad siquiera de reducirlo a harina, permite sustituir el trigo en muchas preparaciones: En mouffins que saben a mouffin, pancakes que saben a pancakes, crackers que saben a crackers… y en estas maravillosas empanadas que te traigo hoy.

(Tengo que decir que no me gusta demasiado emplear palabras inglesas, pero cada país de habla española emplea palabras tan distintas, que las uso para que nos entendamos todos.)

El plátano macho es además una gran fuente de hidratos de carbono complejos y potasio, perfecto para quienes hacen deporte. Y no sólo eso: es por su naturaleza 100% garantizado sin gluten, es fácil de conseguir y tiene un precio asequible. Y no, ¡no sabe a plátano! Puedes creerme, el sabor es totalmente neutral.

Es por todo eso que deberías considerar incluirlo en tu cocina sin gluten. Pero recuerda, me refiero al plátano macho, verde o “para cocinar”. Ese que es más grande y más verdoso que el que consumimos habitualmente.

La masa se prepara triturando 4 ingredientes: Plátano macho, mantequilla, clara de huevo, sal ¡Listo! Pero atención, uno de los plátanos debe estar cocido. Sí, solo uno. Después de muchas pruebas he comprobado que el cocido aporta textura y el crudo cohesión. Y que el crudo tiene mucha más humedad que el cocido, con lo que la consistencia de la masa varía radicalmente si no la preparas como te digo.

En la Glutendencia de hoy te traigo empanadas individuales, pero puedes perfectamente hacer una grande usando un molde de horno. En ese caso, divide la masa en dos partes desiguales, y extiéndelas sobre papel de horno. Sin quitar el papel de ninguna de las dos, coloca la parte grande en el molde, rellena con lo que más te guste, y cierra con la tapa más pequeña. Después sella bien los bordes y hornea unos 50 minutos a 200ºC y altura media, siempre con el papel de horno puesto.

Si improvisas un relleno, es importante que este no sea muy húmedo, o la masa se romperá. ¿Aceptas una sugerencia? Bacon, requesón y espinacas (muy bien escurridas) es también la bomba.

Lo mejor de todo es que pese a esa pinta pecaminosa que tienen, si pones un relleno ligero, se pueden comer sin demasiado remordimiento. Y es que llevan menos de una cucharada rasa de mantequilla por empanada.

Así que si te apetece pegarte un capricho rico, natural y diferente ¡no dejes de probar estas empanadas!

Ve poniéndote el delantal… ¡que te cuento que cómo prepararlas!

.


Enlaces del artículo:

Pancakes sin gluten de plátano macho

Mouffins sin gluten de plátano macho

Paleo crackers crujientes de evamuerdelamanzana.com

.

.

Cómo preparar empanadas sin gluten con masa de plátano macho:

.

.

Empanada sin gluten con masa de platano macho

.