Scroll Top
5
(2)
Fugazzeta rellena

Fugazzeta rellena sin gluten, la pizza rellena argentina.

2 horas | 3-4 personas | Fácil


Si aún no cononces la FUGAZZETA RELLENA SIN GLUTEN ¡no sabes lo que te estás perdiendo! Esta pizza rellena sin gluten se prepara con ingredientes sencillos, y es absolutamente deliciosa.


Fugazzeta rellenaHace mucho que quería preparar una fugazzeta sin gluten. Fue verla (en su versión con gluten) hace un par de años y sentir amor a primera vista.

La fugazzeta rellena es una pizza rellena típica de Argentina. Tiene sus orígenes en la focaccia italiana (no te pierdas tampoco mi versión sin gluten):

Si únicamente va cubierta de cebolla se la conoce como fugazza. Si además se la rellena de una cantidad exorbitante de mozzarella, tenemos una fugazzeta rellena.

Pese a la sencillez de sus ingredientes es absolutamente deliciosa. Y esta versión sin gluten no lo es menos.

Mi receta de fugazzeta sin gluten

Aunque existen versiones que incluyen jamòn cocido, yo me he decantado por la versión clásica que no lo lleva.

Para la receta de la masa he partido de mi masa de pizza sin gluten tradicional. Pero he reducido la hidratación ya que la cebolla aporta bastante humedad.

En esta receta he vuelto a emplear harina de sorgo, un cereal sin gluten y de sabor neutro.

Ya la había empleado en mis recetas de baguette sin gluten, y en estos panes preñaos o choripanes sin gluten. Y como algunos os habéis animado a comprarla, quiero daros más opciones para usarla.

Pero puedes emplear perfectamente harina de arroz en su lugar. De hecho, es la harina que yo uso normalmente para preparar pizzas.

Para rellenarla debes emplear únicamente mozzarella como he hecho yo, o emplear la mitad de mozzarella y la mitad de un queso semicurado con más sabor.

Lo importante es que emplees mozzarella firme. La mozzarella fresca tienes demasiada humedad y reblandece la masa en exceso.

Cómo preparar esta fugazzeta sin gluten

Ingredientes

Para un molde de 28 cm (3-4 personas)

Para la masa:

40 g de harina de garbanzo
160 g de harina de sorgo o de arroz
100 g de almidón de tapioca o de patata
6 g de goma xantana
6 g de sal
6 g de azúcar
3 g de levadura seca
240 g de agua
25 g de aceite

Para el relleno:

500 g mozzarella firme
Orégano

Para la cobertura:

400 g de cebolla
4 g de sal
8 g de azúcar
50 g de mozzarella rallada

Para el chimichurri pizzero:

1 ramito de perejil
½ diente de ajo
½ cucharita de orégano seco
½ cucharita de chile en polvo
1 pizca de sal
Aceite

 

PASOS A SEGUIR

Comienza preparando el chimichurri pizzero. Si quieres puedes prepararlo un día antes para que sea más aromático.


Pica el perejil (el suficiente como para tener dos cucharadas de perejil picado) y el ajo. Ponlos en un frasco con tapa, añade el chile, el orégano y la sal. Cubre con aceite y deja reposar para que los sabores se integren.


Pela las cebollas, quita la parte de la raíz, y corta en tiras finas. Coloca las cebollas cortadas sobre un colador grande, y con las manos ve soltando las tiras. Añade la sal y el azúcar de la cobertura y remueve para que se repartan. Cubre con una bolsa y reserva.

NOTA: Si dispones de patio o terraza, te recomiendo dejar reposar la cebolla allí para evitar que huela en casa.


Prepara la masa: En un recipiente grande añade las harinas, el almidón de tapioca, la goma xantana, la levadura, el azúcar y la sal. Remueve para que se integren.


Añade el agua y el aceite y remueve para que todos los ingredientes se mezclen. Una vez que no queden partes secas, amasa entre 5 y 7 minutos, a mano en el mismo recipiente o con amasadora.


Cuando hayas amasado suficiente, engrasa una espátula o lengua de cocina, recoge bien la masa de los bordes del recipiente donde has amasado, y forma una bola.


Divide la masa en dos porciones: una debe ser el doble de grande que la otra. Con esrtas cantidades obtienes casi 600 g de masa, así que una porción pesará casi 200 g y la otra casi 400g.


Aceita un molde redondo metálico y fino de unos 28 cm de diámetro. Si no tienes un molde de pizza, puedes emplear un molde metálico de bizcocho.


Coloca la porción más grande sobre el molde metálico y ve presionando hasta cubrir la base del molde y tener un borde de 1 o 2 centímetros de alto. Cubre con film plástico de cocina.


Haz una bola con la porción pequeña y colócala en el mismo recipiente donde habías amasado. Cubre igualmente con film plástico, y deja ambas masas reposar hsata que doblen de tamaño.


Una vez que hayan duplicado su tamaño, y sin retirar el film plástico, da toques suaves en la superficie de la masa que habías extendido sobre el molde de horno. Esto ayudará a desgasificarla.

NOTA: No omitas este paso, aunque te de pena que la masa pierda volumen o notarás el estómago hinchado después de comer. La masa recuperará el volumen en el horno.


Rellena con 500 g de mozzarella firme. También puede ser la mitad de mozzarella, la mitad de un queso semicurado con más sabor. Añade sal si es necesario, y orégano.


Extiende la porción pequeña de masa entre dos trozos de film plástico (uno puede ser el que habías usado para cubrir la porción grande). Ve presionando con las manos hasta tener un circulo del mismo diámetro que el molde de horno.


Cuando lo tengas listo quita uno de los trozos de film y ayudate del otro, para cubrir la fugazzeta. Ahora sí retira el film, y con las manos aceitadas ve presionando con cuidado los bordes para sellarlos.


Antes de cubrir con la cebolla, exprime muy bien cada puñado para extraer toda el agua posible. Tómate tu tiempo para que no quede excesiva agua que pueda ablandar la masa.


Extiende bien la cebolla por toda la fugazzeta, incluidos los bordes. Añade la mozzarella rallada por encima.


Comienza a calenta el horno a 225ºC. Cuando esté caliente baja la temperatura a 200ºC.


Introduce la fugazzeta directamente sobre el fondo del horno. Lo primero que debemos hornear es la parte inferior de la fugazzeta. Hornea 15 minutos a 200ºC con calor arriba y abajo.


Transcurridos 15 minutos y sin tocar la temperatura del horno, coloca la fugazzeta a altura media. Hornea 20 minutos más.


Termina horneando 5 minutos más en la parte superior del horno para que la fugazzeta se dore por arriba.


Nada más sacar la fugazzeta del horno transfierela a una tabla para que no condense humedad por abajo y se ablande.


Pincela con el chimichurri y sirve directamente. ¡Buen provecho!

 


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 2

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.