Scroll Top
5
(2)
Crema pastelera sin gluten

CREMA PASTELERA ¡Facilísima y sin grumos! | SIN GLUTEN

1 Hora | 350 ml | Fácil


Preparar una CREMA PASTELERA cremosa y sin grumos es FÁCIL si sigues todos los consejos que te voy a dar en el vídeo. Ésta además es SIN GLUTEN. ¡No pierdas detalle!


Crema pastelera sin glutenLlevaba tiempo queriendo compartir esta receta contigo, y no es porque se trate de una receta novedosa. Ya que la crema pastelera es sobradamente conocida.

Pero conseguir una crema pastelera que sea cremosa y al mismo tiempo estable puede ser más complicado.

Cuando publicaba mis recetas de Coca de San Juan sin gluten y de Rosca de Pascua sin gluten prometía compartir mi receta contigo, y aunque he tardado algún tiempo en hacerlo, aquí la tienes por fín.

La crema pastelera se prepara con ingredientes sencillos: yemas, leche, azúcar y harina (almidón de maíz si se prepara sin gluten). Añadiendo un poco de mantequilla se consigue una crema más brillante y más cremosa.

Aunque la crema pastelera original se aromatiza con una vaina de vainilla, también es común hacerlo con una rama de canela y piel de limón, variante que resulta más económica, e igualmente riquísima.

Es por la que yo me he decantado. Aunque puedes emplear vainilla natural, o incluso esencia de vainilla o azúcar vainillado. En ese caso no necesitas infusionar la leche al comienzo.

Consejos para preparar una crema pastelera sin grumos

Si bien, la preparación de esta crema pastelera sin gluten es muy sencilla, hay que tener en cuenta ciertos aspectos, para evitar que se formen grumos.

El primero es diluir el almidón de máiz en frío, tal como comento en el paso a paso. Si agregásemos el almidón a un líquido caliente, se formarían unos grumos imposibles de deshacer.

El segundo es colar la leche infusionada antes de agregarla el resto de los ingredientes, ya que durante el reposo, es normal que se forme una película en la parte superior.

El tercero, es remover el contenido del cazo constantemente desde que lo ponemos al fuego por segunda vez. La crema tarda varios minutos en empezar a espesar y te dará la sensación de que remueves en vano, pero es necesario.

Si no remueves, la parte en contacto con el fondo del cazo aumenta su temperatura mucho más rápido, espesa, y forma un engrudo que no conseguirás deshacer facilmente, con lo que te quedarán grumos inevitablemente.

Importante: si te ha pasado es mejor que remuevas con las varillas con energía. No emplees la batidora ya que romperás la estructura de la crema y no conservará después la forma, si no que se vendrá abajo.

No te pierda tampoco:

Cómo preparar esta crema pastelera sin gluten

Ingredientes

Para 350 ml de crema pastelera

250 ml de leche o bebida vegetal
2 yemas de huevo L o 3 de M
40 g de azúcar
20 g de almidón de maíz
1/2 rama de canela (*)
La piel de 1/2 limón (*)
7 g de mantequilla o margarina

(*) En lugar de aromatizar con canela y limón puedes hacerlo con media vaina de vainilla.

 

PASOS A SEGUIR

Pon a calentar a fuego medio aproximadamente 200 ml de la leche, y reserva el resto para disolver el almidón de maíz.


Remueve con frecuencia para que no se pegue al fondo, y cuando casi hierva, retira del fuego, añade la canela y la piel de limón. Deja reposar al menos 15 minutos para que la leche se aromatice.

NOTA: En lugar de canela y limón, puedes aromatizar con media vaina de vainilla si prefieres. En ese caso abre la media vaina por la mitad, raspa las semillas y añade tanto las semillas como la vaina.


En un tazón grande mezcla las yemas con el azúcar. Remueve con unas varillas hasta que tengas una mezcla blanquecina.


Disuelve el almidón de maíz en la leche fría que habías reservado. Cuando no queden grumos añade la mezcla al tazón de las yemas y mezcla nuevamente con las varillas.


En el momento que la leche aromatizada esté tibia, cuélala para quitar la canela, la piel de limón y la nata que se haya podido formar en la superficie. Añadela al tazón donde tienes el resto de ingredientes, y remueve nuevamente.

NOTA: Es muy importante que la leche aromatizada esté tibia para que las yemas no se cuajen. Si se nota aún algo caliente, ve añadiéndola poco a poco y removiendo para incorporarla.


Transfiere la mezcla nuevamente al cazo y calienta a fuego medio. Remueve con unas varillas constantemente.

NOTA: al comienzo la mezcla estará bastante líquida pero remueve igualmente. Si no, la parte en contacto con el cazo espesará demasiado y tendrás grumos en la crema.


En el momento que la crema empiece a espesar bate energicamente con las varillas hasta que la crema espese.


En cuanto la crema espese, retira del fuego, añade la matequilla y bate enérgicamente hasta incorporarla.


Transfiere inmediatamente a un tazón y cubre con film plástico de cocina. Éste debe estar en contacto con la parte superior de la crema para evitar que se forme una capa seca.


Deja enfriar a temperatura ambiente antes de usarla o antes de guardarla en el frigorífico. Rellena tu dulce favorito y a disfrutar. ¡Buen provecho!

 


¿Te ha resultado útil?

¡Haz click en una estrella para votar!

Puntuación promedio 5 / 5. Recuento de votos: 2

¡Sé el primero en votar!

Lamento que este artículo no te haya sido útil

¡Permíteme mejorar este artículo!

¿Cómo puedo mejorar este artículo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
GLUTENDENCE recoge cierta información no personal en forma de cookies. Aquí puedes desactivarlas, pero atención: puede que la página no se muestre correctamente.